EL CALAFATE.- El intendente, Javier Belloni dio a conocer el decreto que restringe la actividad comercial y la circulación de personas en la vía pública, así como también prohibe a hoteles y lugares de alojamiento tomar nuevos huéspedes. Se permite el ingreso a la ciudad de abastecedores.

A través del Decreto 138/20, el intendente, Javier Belloni, dispuso las medidas que regirán en el marco de la emergencia sanitaria producto del coronavirus COVID-19, luego que hoy se conociera el primer caso positivo de un turista que estaba aislado desde el viernes pasado.

El Calafate suspende toda actividad comercial y de servicios, con excepción de supermercados, y comercios de venta de alimentos. Las farmacias están exceptuadas.

Correos y entidades financieras podrán continuar prestando servicios con guardias mínimas.

Publicidad

Publicidad

El Municipio suspende su actividad con excepción de la recolección de residuos y del Hogar de Ancianos.

Solo podrán ingresar personas que residan en la ciudad, o abastecedores.

Y pueden salir de la ciudad, aquellas personas que acrediten que haber cumplido con el aislamiento preventivo, o no haber tenído síntomas compatibles con el coronavirus.

Los residentes solo podrán circular para abastecerse de alimentos, combustibles o medicamentos.

Los bancos deberán garantizar el abastecimiento de dinero en los cajerso automáticos.

El Decreto que firmó hoy el intendente.