EL CALAFATE.- El intendente, Javier Belloni, señaló que «nadie puede estar un año en cuarentena» y pidió la reapertura del Parque para permitir el flujo turístico que se interrumpió en marzo por el COVID-19. Citó el caso de España que ya abrió el turismo a pesar de ser uno de los países más afectados por la pandemia. Críticas al decreto provincial 811 porque limita la autonomía municipal, y quejas por la falta de respuestas de la provincia.

El intendente, Javier Belloni, expresó “vamos a tener que empezar a convivir con el COVID-19, mucho más en localidades como la nuestra que dependemos de la actividad turística», sostuvo en reunión con autoridades provinciales e intendentes.

El jefe comunal mostró su preocupación porque «a nivel nacional la curva sigue creciendo y la verdad que no parece posible sostener un año de cuarentena. Por eso volvemos a plantear que necesitamos la reapertura del Parque Nacional los Glaciares y con ello, los alojamientos y demás actividades que hoy no pueden trabajar”.

El Calafate fue la ciudad donde se produjo el primer contagio de coronavirus registrado en Santa Cruz el 17 de marzo, y sumó 34 casos de personas afectadas por el virus, el 70% del total provincial. Desde el 13 de mayo, la ciudad no cuenta con pacientes con COVID-19

Publicidad

Publicidad

Ante este panorama el sector turístico y las autoridades municipales bregan por la reapertura del turismo local, bajo las normas de seguridad sanitaria impuestas por la pandemia. Piden concretamente la reapertura del Parque Nacional Los Glaciares, solicitud que aún está pendiente de evaluación por parte de las autoridades nacionales.

EL impacto de la paralización de la actividad turística golpeó duramente la economía local. Desde la Cámara de Comercio, hoteleros y gastronómicos piden a las autoridades provinciales celeridad en la decisión de habilitar el protocolo sanitario del sector, y a Nación que prevea ayuda económica para de ese modo evitar el cierre definitivo de sus negocios.

La detección den 4 nuevos casos de coronavirus en Río Gallegos, los únicos registrados en toda la provincia, motivó que la gobernadora emitiera el Decreto 811 que sin regresar a la fase 1, ajusta los controles de circulación y las normas de distanciamiento social.

Desde El Calafate ven que esta medida «limita las autonomias municipales», toda vez que deja en maos de dos ministerios y la jefatura de gabinete, las deciciones municipales.

Además, entienden que con las nuevas medidas se aleja la posibilidad de reabrir el turismo interno a corto plazo.

Ayer el intendente Belloni manifestó, “nosotros seguimos de cerca los casos de otros países y ciudades del mundo que viven del turismo receptivo», y citó lo que ocurre en el mundo: «En España e Italia estamos viendo que, con protocolos sanitarios estrictos, de a poco vuelven a abrirse al mundo», destacó.

En la reunión de ayer entre autoriades provinciales e intendentes, se plaos, se planteó el malestar de las autoridades del municipio de Río Gallegos por las medidas adoptadas desde ciudades vecinas, que restringieron el acceso a sus localidades.

En ese sentido Javier Belloni sostuvo “esta vez nosotros no tomamos medidas de restricción en cuanto al ingreso, pero me solidarizo con los intendentes que sí lo hicieron. Es muy difícil lidiar con la presión de la comunidad, que tiene preocupaciones lógicas cuando aparecen noticias como estas”.

Las medidas más importantes pasan por limitar la autonomía municipal en cuanto a toma de decisiones, ya que estas deberán ser sometidas a la consideración del jefe de Gabinete de Ministros que, a su vez, lo cotejará con el Ministerio de Salud y Ambiente, o con el de Producción según corresponda.

«El Calafate lo hizo en tres oportunidades de manera formal, sin obtener respuesta favorable«, exprea un parte de prensa municipal.

Se definió que quienes arriben a la provincia por motivos esenciales deberán ingresar con el permiso nacional y el provincial, que desde hoy será sometido a la autorización del gobierno de Santa Cruz.

Además, se establece que el horario de ingreso a la provincia por Ramón Santos y otros pasos fronterizos, será entre las 8 y las 20, a excepción de urgencias médicas.

En el mismo instrumento se oficializa que los municipios y comisiones de fomento están facultados a establecer los horarios comerciales de apertura y cierre. Se ratificó que los gobiernos municipales podrán solicitar la apertura de actividades pendientes de reactivación a la jefatura de gabinete.

Esto en El Calafate ya se realiza, con el aislamiento obligatorio por 14 días en hoteles que designa y costea el municipio. Todas las medidas están vigentes a partir de hoy según lo comunicó el Jefe de Gabinete de Ministros, Leonardo Álvarez