FUENTE: LA NACION / Mariela Arias

EL CALAFATE.- Fabián Gutiérrez estaba entusiasmado por la mudanza que acababa de concretar a la zona de chacras de esta localidad. Pero también tenía expectativas porque iba a consumar una cita que había empezado a gestarse hacía varios meses, a través del celular, con Facundo Zaeta. Y, por ello, había organizado todo para recluirse sin interrupciones hasta el domingo siguiente.

A partir de las declaraciones indagatorias de los tres detenidos por el crimen del exsecretario de Cristina Kirchner, el mencionado Zaeta, Facundo Gómez y Pedro Monzón, pero también de las imágenes de las cámaras de seguridad y la declaración de testigos, la Justicia de Santa Cruz ya tiene una aproximación a una pregunta que se repite sin descanso en esta ciudad. ¿Qué hizo y cómo estaba Fabián Gutiérrez en sus últimas horas de vida?

  • 1° de julio. Ese miércoles, Fabián Gutiérrez termina de mudarse a la casa de Santiago Perkic 124, en la zona de chacras. La había comprado en 2012, a medio terminar. Completó la obra y la alquiló durante años. Nunca había vivido allí y estaba contento, según describieron sus amigos cercanos, por la mudanza y porque tenía expectativa del encuentro planificado con Zaeta, el joven de 19 años. Esta noche se reunió a cenar con Matías Lezcano, y sus amigos Kevin Weimann y Wilson, para inaugurar su nueva vida en esa casa. A alguno de ellos les dijo que tenía previsto pasar los días siguientes con Zaeta, y les pidió que hasta el domingo no lo molesten. De esa cena, quedó una última foto.
La casa de Fabián Gutiérrez donde fue asesinado la noche del jueves 02 de julio
  • 2 de julio, 17.00. Teresa García se reúne con su hijo, en su casa. Es la última vez que lo ve. Ese jueves, Gutiérrez no va al gimnasio La Redonda, donde era asiduo. Intercambia mensajes con uno de sus amigos hasta las 17.20, cuando le confirma que a las 20 se reuniría con Zaeta y estarían juntos hasta el domingo.
  • 19.00. Gutiérrez va en su camioneta Volkswagen Amarok blanca a buscar a Zaeta a la casa en la que vive con sus padres, en Punta Soberana, a 7 km del centro de la ciudad. A esa misma hora, Facundo Gómez y Pedro Monzón cierran la concesionaria de autos del padre de Facundo, donde Monzón trabaja. Se conocen, pero según declaran no son amigos cercanos: es más bien una relación de empleador-empleado. Salen en el Gold Trend Blanco de Gómez que, antes de partir, le dice a Monzón que ponga sogas en el baúl. A él no le pareció raro. Salen. Pasean por la costanera, sin rumbo fijo. Gómez fuma marihuana. Monzón, deportista, que este año esperaba rendir el cinturón negro de judo, dice que no.
  • 19.30. El exsecretario presidencial recibe una llamada de Marcelo Miguel a su celular iPhone de carcaza roja. Según Zaeta declaró en la comisaría al momento de su detención, Miguel le habría solicitado el pago de dólares. Esa declaración no integra el expediente. Miguel confirma que llamó a Gutiérrez para invitarlo a cenar a «Rústico», pero Gutiérrez declinó la invitación: le dijo que estaba atareado con la mudanza y recién estaría disponible el lunes. Gutiérrez se detiene en «Distrisur», una multirrubro ubicado en la avenida Libertador al 1700. Las cámaras lo toman: va vestido de negro, con un jean chupín y tapabocas. Compra pan, limones, papas y agua mineral. Se demora pocos minutos. Dialoga brevemente con el cajero y sale. En la camioneta lo espera Zaeta. Se estima que desde el comercio se dirigieron a la casa de Gutiérrez, distante a 16 cuadras, 4 minutos en auto.
  • 20.00. Gutiérrez y Zaeta llegan a la casa. Se sabe que bebieron champagne en copas de vidrio opacas, que luego fueron desechadas. En su declaración indagatoria, Zaeta aseguró que le pegó dos golpes en la mandíbula a Gutiérrez, quien al caer se habría golpeado la cabeza contra el piso y comienza a sangrar. Dijo que le ató las manos en la espalda, le puso una venda para cubrirle los ojos y llamó a Gómez.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es camioneta-2_con-sello-2-768x1024.png
La camioneta de Fabián Gutiérrez que los autores del crimen regresaron a su garage luego de dejar el cuerpo en el predio de la calle Mansilla
  • 20.45: Gómez y Monzón llegan caminando hasta la casa de Gutiérrez. Ingresan por una ventana con tela mosquitera que Zaeta les había abierto desde adentro, desde donde los llamaba con un cuchillo en la mano.
  • 21.00 a 23.30. A partir de este punto las versiones de los tres detenidos se contradicen. La Justicia hará un careo. Lo que se estableció es que en ese lapso a Gutiérrez le pegaron con saña y alevosía, lo torturaron y lo mataron. Zaeta asegura que tras ingresar a la vivienda, Gómez se habría puesto al mando, le exigió dinero a Gutiérrez mientras lo golpeaba y lo habría terminado matando con una piedra en la cabeza. Por su parte, Gómez asegura que al entrar a la vivienda se encontró con un escenario aterrador y con Gutiérrez agonizante. Incluso describió cómo Zaeta lo habría ahorcado con un cable. Monzón, finalmente, afirma que Gómez le habría pegado con una piedra en la cabeza.
  • La autopsia confirmó que Gutiérrez murió por «asfixia mecánica por compresión cervical extrínseca por estrangulamiento a lazo», pero que antes recibió golpes en la cabeza que lo inmovilizaron, golpes en el tórax, pecho y cuello, en tanto que los dedos de la manos tienen signos de haber sido aplastados.
  • 00.00. Los tres jóvenes dejan la casa de Gutiérrez en la camioneta Amarok blanca. Maneja Zaeta, con Monzón como acompañante y Gómez atrás. En la caja de la camioneta va el cuerpo del exsecretario presidencial, envuelto en una alfombra. Los detenidos llevan el cuerpo a la cabaña, distante a 27 cuadras, donde los restos serían hallados 36 horas después.
Instantes después del hallazgo del cuerpo de Fabián Guiérrez semienterrado en el fondo del patio de la vivienda de calle Mansilla