EL CALAFAT E.- Dos allanamientos de produjeron en la tarde de ayer aquí en el marco de la causa por el crimen de Fabián Gutiérrez, uno fue en una vivienda cercana a la Comisaría Segunda, y el otro a 100 metros de la vivienda donde asesinaron al exsecretario presidencial.  Hoy vence el plazo para las apelaciones. La defensa de los hermanos Zaeta cuestionará la autopsia, y la querella pedirá que se investigue la participación de más personas en el crimen. A dos semanas del crimen del exsecretario presidencial, Fabián Gutiérrez, el juez Carlos Narvarte ordenó ayer dos allanamientos, uno en calle Álvarez a pocas cuadras de la Comisaría Segunda, y el restante en Almirante Brown y De Agostini, donde hasta hace unos meses funcionaba un local de rotisería. El primer domicilio pertenece a un integrante de la comunidad gitana que comercializa vehículos, quie fue mencionado por Facundo Zaeta en sede policial, cuando contó que la noche del jueves 02 de julio, Fabián Gutiérrez había recibido un llamado telefónico a su celular de una persona «pidiéndole dólares». El nombrado ya brindó testimonio ante el juez Narvarte y la fiscal Natalia Mercado, aunque no quedó imputado en la causa. El otro domicilio allanado queda a 100 metros de la vivienda de Fabián Gutiérrez, de calle Perkic donde fue asesinado. Allí funcionó hasta el año pasado un negocio de comidas, y según fuentes de la investigación en el lugar se buscaba algún elemento que la noche del crimen los autores habrían arrojado allí. Cuando los jóvenes imputados trasladaron el cuerpo ya sin vida de Gutiérrez en su propio vehículo hasta la cabaña del barrio Aeropuerto Viejo, lo hicieron por calle De Agostini y luego doblaron por Almirante Brown. No se conocieron los resultados de estos procedimientos llevados adelante por personal de la División de Investigaciones de la policía provincial.  Hoy vence el plazo para las apelaciones A poco de conocerse el procesamiento de los cuatro jóvenes implicados por el crimen de Fabián Gutiérrez, el abogado Carlos Muriete quien junto a Carlos Telleldín  defiende a los hermanos Facundo y Agustín Zaeta, ya había adelantado que apelaría el fallo del juez Narvarte, por considerar «que el juez juntó varias piezas y montó una ficción», para atribuirle responsabilidades en el crimen a sus dos defendidos. También pedirán que la causa se traslade al Fuero Penal Juvenil ya que la Convención Interamericana de Derechos Humanos establece la mayoría de edad a los 21 años, mientras que los tres jóvenes procesados tienen 18, 19 y 20 años. Muriete también cuestionó que la autopsia no haya precisado la hora de la muerte de Gutiérrez, por el estado de congelamiento en que se halló el cuerpo semienterrado en el patio de la casa de calle Mansilla. «Para nosotros un cuerpo congelado preserva mejor los signos del crimen», señaló el abogado defensor de los hermanos Zaeta. En tanto los doctores, Gabriel Giordano y Sandro Levín, abogados de la familia de Fabián Gutiérrez, manifestaron que apelarían el procesamiento entre otras cuestiones por considerar injusta la liberación de Agustín Zaeta, por el hecho de ser hermano de uno de los acusados , «Creemos que este eximente no se da para el caso de los otros dos procesados en la causa», afirmó el abogado. Asimismo pedirán que se investigue la probable participación de más personas en el crimen,  en torno al ocultamiento de pruebas. La querella también cuestionó el monto de 300 mil pesos con que el juez Narvarte trabó embargo sobre los cuatros jóvenes procesados, «creemos que una vida no vale trescientos mil pesos», planteó Giordano.