EL CALAFATE.- El licenciado Amílcar Fleitas fue desigando por la familia de Fabián Gutiérrez para actuar como perito de parte en el marco de la investigación del crimen del exsecreatrio presidencial. A nueve días del hallazgo del cuerpo aún no se conocen los resultados de la autopsia. Hoy declararon Valeria Martinovich, hermana de Gutiérrez, y el dr Carlos Siverino pareja de la mamá.

Hoy se esperaba que el juez reciba el informe de la autopsia sobre el cuerpo de Fabián Gutiérrez realizada en Río Gallegos, pero hasta esta tarde la información aún no había llegado al juzgado que tramita la investigación por el crimen que conmocionó a la comunidad de El Calfate.

En tanto la querella designó al licenciado Amilcar Fleitas como perito de parte, y según fuentes vinculadas a la causa ya habría solicitado autorización para realizar una inspección ocular en la vivienda donde según se conoce hasta el momento, Fabián Gutiérrez fue brutalmente golpeado, hasta darle muerte.

Los querellantes presentarán el martes un pedido de pronto despacho para acceder a los resultados de las pericias.

Publicidad

Publicidad

También hoy minutos después de las 20 horas, Valeria Marinovich, hermana de Fabián Gutiérrez ingresó al juzgado para prestar testimonio ante el juez Carlos Narvarte y la fiscal, Natalia Mercado.

Valeria Martinovich, quien al igual que su hermano está procesada en la causa por lavado que investigaba el extinto juez, Claudio Bonadío, y está embargada por 700 millones de pesos, se presentó a requerimiento del juez Narvarte, lo hizo acompañada de los abogados Sandro Levín y Gabriel Giordano.

Más temprano había comparecido voluntariamente al juzgado a prestar testimonio, el dr Carlos Siverino, pareja de la madre de Fabián Gutiérrez.

A diez días del crimen, la investigación se centra en el móvil económico que sugiere que a Gutiérrez lo mataron para sacarle dinero que tenía en su poder producto de la venta de dos vehículos.

Aún se espera el testimonio judicial de Facundo Zaeta, para dilucidar si ratifica ante el juez lo que dijo en sede policial cuando aseguró que la noche del jueves 02 de julio se reunió con Gutiérrez con quien reconoció una relación «de acercamiento».

Cabe consignar que en razón del embargo sobre sus bienes, Gutiérrez no podía disponer de dinero electrónico ni realizar transacciones comerciales.

Los principales sospechosos son los hermanos Facundo y Agustín Zaeta, aunque este último declaró que la noche en que sucedieron los hechos él se hallaba en su domicilio y que una vez enterado de lo ocurrido solo intentó ayudar a su hermano, Facundo Gómez y Pedro Monzón.

Esta semana se cumplen los diez días de plazo que tiene el juez Carlos Narvarte para definir la situación procesal de los detenidos.