12801579_10205878097651618_3151828869143099796_n

Alfredo Del Castillo, músico, docente, y ciudadano comprometido

CALETA OLIVIA.- «Discépolo al 300 por favor, casi Spinetta», le indica al taxita un pasajero imaginario que se dirige hacia el Barrio Bicentenario de Caleta Olivia donde las calles llevan el nombre de importantes y queridos artistas argentinos: Mercedes Sosa, Luis Alberto Spinetta, Gustavo Adrián Cerati, Atahualpa, Troilo, María Elena Walsh, Luca Prodrán,  Roberto Sánchez «Sandro»,  Pappo Napolitano, y el autor de Chaltén, Hugo Giménez Aguero, entre otros. El proyecto nació en febrero de 2103 por iniciativa del músico Alfredo del Castillo,  y fue presentado al Concejo Deliberante con el nombre «las calles de mi barrio y los artistas«, con la firma de los vecinos. El 11 de diciembre de 2014 los concejales aprobaron el proyeco bajo ordenanza nro 5935. ¿Por qué artistas destacados? «Porque los artistas nos descubren universos diferentes. Ellos son capaces de hacernos bucear en nuestro yo más profundo, de quitarnos las máscaras  con que intentamos cubrir nuestra escencia», responde el impulsor del proyecto «enfatizando en la importancia que tienen los artistas como recreadores del mundo, equipo de rescate de la mediocridad humana», escribió entre los fundamentos. «La música fue mi primera pasión y la estudié desde los 8 años, después vino la docencia. Fueron de la mano, pasión, vocación y profesión», le gusta definirse a sí mismo Alfredo del Castillo. El propio músico está confeccionando los carteles con la flamante nomenclatura. «Me ayudan un par de vecinos a laquearlos y luego a colocarlos, creo que este finde ya los colocamos», cuenta Alfredo, a quien lo superó la demanda, «hice una primera tanda de 13 pero ahora hay varios vecinos más que desean para sus calles; tendré que ponerme a hacer otra tanda», explica el músico. «El diseño y estampado de letras y filetes los realizó Florencia Villagra, una piba jóven, copada y comprometida en su trabajo», destaca Alfredo, orgulloso de su tarea que  ya contagió a otros vecinos, «Luis Rubén, que también está haciendo carteles tallados en madera, para embellecer nuestro barrio». «Los hice de fibrofácil, los pinté, y luego los laqueo, como para que tiren un poco más en el tiempo», detalla Alfredo, «ojalá que no me los saquen. Y si es así, ya pensaré otra manera de amurarlos, sobre las casas, qué se yo», comenta. Sobre porqué está haciendo él los carteles Alfredo responde «la Municipalidad no puede hacer ni garantizar lo mínimo. Son iniciativas nuestras, de los vecinos, aquí nadie sabe cómo se llaman las calles, no hay un mísero cartel en 60 manzanas», señala el artista, quien como habitante de Caleta Olivia se queja por las carencias de su ciudad, «ni siquiera tenemos agua de red, una lágrima. Pero bueno, tratamos de hacer cosas, desde nuestro esfuerzo y bolsillo, para vivir un poquito mejor. ¡Se van a ver lindos!», se entusiasma con su obra. Los nombres de las calles constituyen parte fundamental de la historia y la cultura de un pueblo, conforman el discurso social de la comunidad reflejado en la nomenclatura de las calles por las que los habitantes de una ciudad transitan sus vidas. Es el caso del Barrio Bicentenario de Caleta Olivia, donde los artistas guiarán al transeúnte a su destino, y porqué no,  a un viaje interior que lo transportará en una nave de fibra hecha en Haedo a un mundo de sensaciones, mientras en un cerro de roca y sueños se desploma la nevada. «Dale nomás, dale que va….» Las nuevas calles de Caleta Luis Alberto Spinetta; Enrique Santos Discépolo; Rodrigo Bueno; Tamara Castro; Mercedes Sosa; Leonardo Favio; María Elena Walsh; Federico Moura; Roberto «Sandro» Sanchez; Norberto «Pappo» Napolitano; Luca Prodan; Aníbal Troilo; Argentino Luna; Hugo Giménez Agûero; Atahualpa Yupanqui; Adrián Otero; Miguel «Abuelo» Peralta; Astor Piazzolla; Alberto Olmedo; Y Joaquín «Quino» Lavado Tejar.