La presencia de humanos en el continente americano se remonta al menos a 14.500 años, según las dataciones realizadas en yacimientos arqueológicos como Monte Verde, en la Región de los Lagos de Chile. Pero los primeros pobladores siguieron moviéndose hacia los confines más meridionales de América. Ahora, investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina y dos instituciones españolas (el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Burgos) han analizado las relaciones entre los tipos de movilidad y la tecnología que usaron esas sociedades originarias en el extremo austral de Patagonia. El estudio, publicado en la revista Royal Society Open Science, parte de una extensa base de datos con todas las evidencias arqueológicas disponibles sobre la presencia humana en esta región, desde que llegaron los primeros grupos en el Holoceno temprano (hace 12.000 años) hasta finales del s. XIX. Después se han aplicado técnicas de maching learning, un sistema estadístico que permite al ordenador aprender de muchos datos (en este caso, big data de elementos tecnológicos característicos de los yacimientos) para poder realizar clasificaciones y predicciones. “Mediante algoritmos de clasificación automática hemos identificado dos paquetes o ‘paisajes’ tecnológicos: uno que caracteriza a los grupos cazadores-recolectores pedestres (con herramientas líticas y óseas propias) y otro a los que contaban con tecnología náutica, como canoas, arpones y valvas de molusco que usaban para fabricar cuentas de collar”, explica Ivan Briz i Godino, arqueólogo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina y coautor del trabajo. “En futuras excavaciones, cuando aparezcan conjuntos de elementos tecnológicos como los que hemos detectado, podremos deducir directamente el tipo de movilidad del grupo o las conexiones con otras comunidades”, añade el Briz.

Paisajes tecnológicos de movilidad náutica (círculos rojos, con algunos azules peor clasificados por el algoritmo) y movilidad pedestre (círculos naranjas y morados) en grupos cazadores-recolectores que vivieron en el extremo sur de Sudamérica. Crédito: Briz et al. 2018 / Royal Society Open Science

Mapas con ‘paisajes’ tecnológicos

Los resultados del estudio también han permitido obtener mapas con los asentamientos de las dos comunidades, lo que, a su vez, ha permitido localizar grandes regiones en las que interactuaron y compartieron su conocimiento tecnológico. En el caso de los grupos con tecnología náutica, se ha confirmado que llegaron a partir del Holoceno medio (hace unos 6.000 años) desde los canales e islas del Pacífico Sur, desplazándose a lo largo de la costa de lo que hoy es Chile. “La arqueología tradicional caracteriza los yacimientos, las sociedades y sus posibles contactos en base a elementos singulares seleccionados por especialistas (como diseños de puntas de arma o elementos decorativos), pero aquí demostramos que es más interesante analizar conjuntos de elementos tecnológicos en su globalidad, mediante técnicas de inteligencia artificial que permiten trabajar con grandes volúmenes de datos y sin prejuicios subjetivos”, concluye Briz. Referencia bibliográfica: Ivan Briz i Godino, Virginia Ahedo, , Myrian Álvarez, Nélida Pal, Lucas Turnes, José Ignacio Santos, Débora Zurro, Jorge Caro y José Manuel Galán. “Hunter – gatherer mobility and technological landscapes in southernmost South America: a statistical learning approach”. Royal Society Open Science, octubre de 2018. Fuente: Red Historia