SANTA CRUZ.- En medio de la crisis de la economía por la pandemia de COVID 19, y luego de sufrir una caída de ingresos durante los últimos dos meses, la provincia volvió a recuperar ingresos a niveles de enero y febrero de este año. En mayo percibió 2.048 millones un 41% más que en abril, que fue el mes de mayor impacto negativo en las arcas provinciales.

En mayo Santa Cruz recibió por Coparticipación Federal, 2.048.678,0 millones de pesos, un 41% más que en abril cuando percibió, 1.447.848,2 millones. Abril fue el mes de mayor merma de ingresos luego de la caída de la economía nacional por la pandemia de coronavirus.

Pero mayo, contrariamente a lo que estimaba el ministerio de Economía de la Provincia, fue el mes de la recuperación: Sólo en los últimos cuatro días hábiles de mayo a Santa Cruz ingresaron por coparticipación 1.194.661,1 millones de pesos.

La coparticipación de mayo se acerca a la cifra recaudada en enero cuando Santa Cruz cobró 2.187.548,7 millones de pesos, y es casi similar a la de febrero, cuando la provincia percibió 2.066.542,5 millones de pesos.

Publicidad

Publicidad

En los 73 días de pandemia con la consecuente caída de la economía, la provincia sufrió el mayor impacto en los meses de marzo, con un 25% menos de recaudación por Coparticipación Federal, y abril con un 34% de merma, cuando la recaudación por CFI cayó

Enero: 2.187.548,7; Febrero: 2.066.542,5; Marzo: 1.615.237,0; Abril: 1.447.848,2, y Mayo: 2.048.678,0 .

El monto de la coparticipación que recibió Santa Cruz durante el mes que acaba de concluir, es similar al que recibió en mayo de hace un año, con 2.039.938,3 millones de pesos.

Pero las buenas noticias para Santa Cruz no solo vienen del lado de la transferencias automáticas de lo que recauda Nación, sino también de los recursos que ingresan por regalías hidrocarburíferas.

Según un informe privado, publicado por el diario La Nación en su edición de ayer, la decisión de establecer un barril criollo en US$45, superior a los US$35 del precio internacional, significa que las provincias petroleras recibirán en promedio un 22% más de ingresos.

En el caso de Santa Cruz, ese incremento será del 15%.