SANTA CRUZ.- El gremio docente resolvió un nuevo paro de dos días en rechazó la propuesta salarial del gobierno, en tanto la presidenta del Consejo de Educación, Cecilia Velázquez,  ratificó que las condiciones epidemiológicas impiden la vuelta a las clases presenciales. Actualmente se mantiene un esquema mixto en algunas localidades y en la mayoría el ciclo lectivo se desarrolla en forma virtual.

La propuesta de incremento salarial del 32,8 % en tres tramos fue rechazada por la asamblea provincial de la ADOSAC por considerarla insuficiente, piden una mejora integral de la propuesta con mayor porcentaje de aumento, adelantamiento de los plazos de pago y cláusula de revisión.

El ofrecimiento del gobierno en la paritaria de la semana pasada establecía el pago escalonado en marzo, julio y septiembre. En caso de hacerse efectivo el aumento ofrecido, el sueldo de un docente inicial que hoy está en $ 33.370,40, sin antigüedad ni cargas familiares, alcanzará en Septiembre la suma de $ 44.427,26 y sumado el FONID se ubicara en $48.257,26; representando una diferencia de 30,40% con el salario mínimo, vital y móvil, siempre de acuerdo a los cálculos informados por el gobierno. 

En el congreso extraordinario realizado ayer en forma virtual, la ADOSAC también resolvió un paro y movilización de 48 horas para los días martes 16 y miércoles 17 de marzo en toda la provincia de Santa Cruz.

Publicidad

Publicidad

Por otra parte la ADOSAC continúa sosteniendo que no están dadas las condiciones para poder concretar el regreso a la presencialidad, «exigir o imponer tareas presenciales significa exponer la salud y la vida de todos los actores que forman parte del sistema educativo», fundamenta el gremio.

Por su parte la presidenta del Consejo de Educación, Cecilia Velázquez, ratificó ayer la postura del gobierno de mantener las clases virtuales en las localidades donde hay circulación comunitaria del virus, y mantener un esquema mixto en las demás localidades de la provincia.

La funcionaria explicó desde Puerto San Julián, donde ayer se reunió el gabinete provincial, «Somos una población muy joven, en el caso de Puerto San Julián son alrededor de 3.500 personas entre niños, niñas, adolescentes y docentes que circulan o que circularían con el 100% de la presencialidad; y obviamente, eso hay que multiplicarlo por las familias, por los papás, por todos los que tienen las expectativas puestas en el sistema”, ejemplificó.

Velázquez sostuvo que es el Ministerio de Salud quien autoriza la presencialidad escolar de acuerdo a las condiciones de la pandemia.

Las declaraciones de la presidenta del CPE son la respuesta oficial a las comunidades y sectores de la sociedad que piden la vuelta a clases presenciales luego de un año de inactividad, durante el cual las clases virtuales se desarrollaron en condiciones desiguales, para los estudiantes.

La falta de internet, o la señal deficiente, o la falta de espacio físico o de padres que puedan tutelar las clases virtuales de sus hijos desde sus hogares, fueron entre otros, los motivos por los cuales en ciudades como El Calafate los padres, y las autoridades municipales piden la vuelta a clases presenciales. Incluso en la Villa Turística, hubo un cacerolazo el domingo último frente al chalet de la vicepresidenta, Cristina Fernández, con la consigna «queremos estudiar».

Para otros sectores, la falta de mantenimiento de los edificios escolares es la verdadera razón por las cuales el gobierno provincial no habilita el retorno a las aulas físicas.

La resolución del congreso de ADOSAC