BUENOS AIRES.- El gobierno nacional avalúa con especialistas una propuesta para continuar fortaleciendo la presencialidad cuidada y achicar el distanciamiento social en las aulas a menos de un metro y medio. Busca el distanciamiento «optimo» para que los estudiantes tengan más días de clases. En Santa Cruz esta semana comenzaron a ampliar las burbujas que promediaban los 8 alumnos por aula, según la disponibilidad física de cada edificio escolar.

Con el objetivo de «continuar intensificando la presencialidad a partir de la mejora de los indicadores sanitarios», el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y su equipo de trabajo evalúa con especialistas, achicar el distanciamiento social en las aulas a menos del actual 1,5 metros permitido. 

Según informó la cartera educativa, la medida que podría implementarse en los próximos días fue previamente consensuada con el Ministerio de Salud de la Nación.

En Santa Cruz esta semana comenzaron a ampliar las burbujas que promediaban los 8 alumnos por aula, según la disponibilidad física de cada edificio escolar.

A las medidas sanitarias que incluyen el uso de barbijos, la ventilación permanente, el lavado de manos, la higiene y desinfección de establecimientos educativos y el distanciamiento físico adecuado, así como la optimización de los espacios escolares, «asimismo se analizaron distintas alternativas para seguir fortaleciendo instancias de cuidado que permitan flexibilizar algunos aspectos, así como el distanciamiento óptimo y el distanciamiento admisible, siempre que tenga el aval de los especialistas», explicaron las autoriadades.

El ministro Trotta expresó: “No se puede avanzar en ninguna modificación sin la mirada de los expertos del campo sanitario y epidemiológico. Cada decisión que tomamos se vincula a la mirada de los especialistas. Hay que intensificar la presencialidad sin renunciar al cuidado de la salud”, y agregó: “Hemos convocado hoy a especialistas para poder evaluar lo que han sido estas semanas luego de la última reunión que mantuvimos y a partir de allí poder transitar cada una de las medidas que se están viendo reflejadas dentro de las aulas».

La mejora en los indicadores epidemiológicos junto al avance en el proceso de vacunación y el aumento de las temperaturas en todo el territorio argentino abre una ventana de oportunidad para la elaboración de nuevas instancias que continúen fortaleciendo la presencia en las aulas.

Mediante las conclusiones alcanzadas se comenzó a elaborar una propuesta integral que será presentada a la brevedad ante el Consejo Federal de Educación para su validación y aprobación.

Acerca del Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales

El Consejo Asesor -de carácter multidisciplinario y consultivo- desarrolla los protocolos para evitar nuevos casos de COVID-19 en la comunidad escolar y los procedimientos a aplicarse en caso de que se presente un contagio en alguna institución del país. Este órgano asiste en la adopción de políticas y diseño de trabajo de prevención y control del COVID-19 en el ámbito educativo, en función de la situación epidemiológica y de las recomendaciones brindadas por la autoridad sanitaria. Es también el encargado de brindar la información necesaria y los procedimientos a seguir si se detecta en la escuela algún caso sospechoso de haber contraído el virus y funcionará mientras se mantenga la emergencia sanitaria.

Del encuentro participaron: la subsecretaria de gestión administrativa, Gimena Vitali; el director nacional de Evaluación, Información y Estadística Educativa, Leando Botinelli; el coordinador del Consejo Nacional de Educación, Trabajo y Producción, Mauro Bonavota; el director de Adolescencia y Juventud, Juan Carlos Escobar; la representante del equipo de educación de UNICEF, Ornella Lotito; la representante del equipo de Salud de UNICEF, Julia Anciola y la arquitecta escolar, Teresa Chiurazzi. Por parte de la OPS/OMS estuvieron: Maria Victoria Bertolino Depratti y Eva Jané Llopis, y de la Sociedad Argentina de Pediatría: su presidente, Omar Tabacco; y las representantes, Charlotte Russ, Martha Chorny y Noemí Artagnan; además participó la especialista Florencia Cahn.