BUENOS AIRES/Télam.- El Presidente Alberto Fernández cerró la reunión de los Consejos Federales de Salud y de Educación, que elaboró las recomendaciones para establecimientos educativos de los niveles inicial, primario y secundario. Pide a las escuelas hacer un relevamiento  de la vacunación de docentes y estudiantes, pero no exige pase sanitario. 

Los puntos centrales del protocolo «Aula Segura», para la prevención y control de Covid-19 en establecimientos educativos de los niveles inicial, primario y secundario.

El documento fue elaborado por las áreas técnicas del Ministerio de Salud de la Nación con los aportes recibidos del Ministerio de Educación de la Nación, UNICEF, la OPS, la Sociedad Argentina de Pediatría y la Defensoría Nacional de Niñas, Niños y Adolescentes y se dio a conocer tras la reunión del Consejo Federal de Salud y Educación que se llevó a cabo esta mañana.

El primero de los 14 puntos dice que «la escuela deberá recabar la información sobre la vacunación contra COVID-19 de toda la comunidad educativa, así como la del calendario nacional», no obstante no exige el pase sanitario.

Esta decisión ya había sido anunciada por la ministro de Salud Carla Vizzoti.

En Santa Cruz los estudiantes que no hayan iniciado el plan de vacunación no podrán iniciar el ciclo lectivo de modo presencial, así lo dispusieron las autoriades de Salud y Educación horas antes del inicio del ciclo lectivo especial en la localidad de El Chaltén, aunque la medida regirá para todas las escuelas de la provincia. 

Según la normativa en el caso de los docentes,  «que no hayan iniciado el plan de vacunación, deberán presentar semanalmete un hisopado negativo y firmar una declaración jurada. 

Los otros puntos del protocolo para vuelta a clases. 

• Se eliminan las burbujas.

• Asistencia cuidada: ante la presencia de síntomas o malestar general -asociado o no a COVID-19-, el personal y los alumnos no deben acudir a la escuela y deben permanecer en aislamiento siguiendo los criterios vigentes. Se recomienda que realicen la consulta médica correspondiente.

• Si los síntomas no son compatibles con COVID-19, luego de 24 horas sin ellos puede volver a la escuela.

• Ante la presencia de casos de COVID-19 se debe cumplir el aislamiento previsto de los mismos, así como de las medidas ante contactos estrechos según condición de vacunación.

• La sospecha y confirmación de casos NO implica necesariamente el cierre del aula ni la interrupción de las clases presenciales.

• Uso de barbijo a partir del nivel primario: debe tapar nariz, boca y mentón, bien ajustado a la cara y durante toda la jornada educativa en espacios cerrados.

• La ventilación debe ser cruzada yconstante.

• Higienizar y limpiar regularmente los ambientes y mantener una adecuada higiene de manos.

• Priorizar la distancia en los momentos en que no se utilice barbijo.

• Se sospechará de un brote de COVID-19 en el aula en presencia de al menos 3 casos confirmados entre alumnos/as de un mismo aula -o alumnos y docente, para el caso de docentes permanentes- asociados epidemiológicamente, en un periodo igual o inferior a 7 días.

• Se promoverá el estudio etiológico de los brotes (confirmar los primeros casos con pruebas de laboratorio y los casos asociados por nexo epidemiológico) para identificar el riesgo de transmisión.

• En ese caso se notificará a los familiares de los estudiantes y al personal relacionado al aula.

• Frente a sospechas de brotes, la autoridad sanitaria realizará la evaluación de riesgo pertinente y se encargará de definir junto a las autoridades educativas las medidas a adoptar.