EL CALAFATE.- La visita del presidente Mauricio Macri a Santa Cruz está confirmada para el lunes 14 de enero, aunque aún restan ajustar detalles de la agenda presidencial. Por el momento se sabe que el mandatario viajará a la zona de las represas, y resta confirmar si como se había anunciado aterrizará en Río Gallegos para recorrer obras municipales y eventualmente reunirse con la gobernadora Alicia Kirchner. El presidente Mauricio Macri visitará por primera vez la provincia de Santa Cruz, un distrito gobernado por la familia Kirchner desde 1991 y cuya gobernadora actual, Alicia Kirchner, mantiene una relación tensa con el poder central aunque en más de una ocasión desde el gobierno nacional calificaron a la mandataria provincial como un ejemplo del ajuste a la administración a tono con las políticas nacionales. “Santa Cruz ha hecho los deberes y congeló paritarias”, afirmó en junio el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, en el programa de Mirtha Legrand. En su última visita a Santa Cruz, el 11 de diciembre, el funcionario se reunió con la gobernadora y hablaron sobre temas que involucran la relación entre Nación y Provincia, aunque no trataron el tema del supuesto recorte de fondos nacionales a Santa Cruz a los que aluden los funcionarios provinciales. Por el contrario Frigerio desmintió que la provincia gobernada por Alicia Kirchner sea discriminada: “Recibió más fondos en los últimos tres años, que durante el gobierno anterior”, remarcó el ministro.  Escenario hostil para Macri Desde que se conoció que el presidente Macri vendría a Santa Cruz, sectores vinculados al gobierno del Frente para la Victoria y La Cámpora, iniciaron acciones para repudiar la presencia del mandatario nacional por las políticas de ajuste que supuestamente afectan a la provincia de los Kirchner. La agrupación «Construyamos Juntos» y el medio digital TN Río Gallegos, ambos vinculados al presidente del IDUV, Pablo Grasso, resolvieron “Salir a la calle para que los vecinos manifiesten su repudio por su llegada a la provincia, ya que durante sus tres años de mandato como presidente nunca piso Santa Cruz, y ahora lo hace durante un año de elecciones políticas”, en referencia a la visita presidencial. «Que Macri no venga solo a sacarse fotos en las represas», manifestó la senadora nacional, Ana Ianni, cercana a la expresidenta, Cristina Fernández, “Que venga, si viene a anunciar el traslado de la obra de la Planta de Ósmosis a la jurisdicción; a pagarle a los mineros y a inyectar inversiones a YCRT; a anunciar que van a terminar la Mega Usina; a devolver el reembolso por Puertos Patagónicos; a garantizar la conectividad aérea con tarifas razonables, o a anunciar la habilitación definitiva de la Zona Franca. Si viene solo para sacarse una foto en las represas, va a ser uno más del montón”, expresó la senadora a La Opinión Austral. Costa y Giubetich a la expectativa La reciente visita del ministro, Rogelio Frigerio, marcó el pulso de la relación que mantienen los referentes de Cambiemos en Santa Cruz con el gobierno nacional. Mientras el intendente de Río Gallegos, Roberto Giubetich, acompañó en todo momento al funcionario nacional e incluso se reunieron con la gobernadora Kirchner, el senador, Eduardo Costa no se dejó ver junto a Frigerio, aunque se reunió con él en privado y sin fotógrafos. Costa está disgustado con el gobierno nacional por la paralización de algunas obras y la falta de concreción de otras, ya anunciadas. ¿Vendrá Macri a Río Gallegos?  «aún no tenemos nada confirmado», aseguraron a Winfo Santa Cruz fuentes del municipio. De todos modos la agenda de Macri en Santa Cruz se conocerá esta tarde, aunque todo puede cambiar de un momento a otro, ya por los compromisos adquiridos por el presidente de la Nación quien permanece de vacaciones en Villa La Angostura, como por el escenario hostil que se preanuncia en la provincia. Visitar las Represas, una de las máximas obras nacionales en Santa Cruz, es una alternativa para evitar roces con el gobierno provincial, y desde allí emitir un mensaje al país, el que según trascendió hará centro en la la imagen de la expresidenta Cristina Fernández, asociada a los casos de corrupción que la tienen a ella y a un centenar de funcionarios y allegados, procesados, detenidos o bajo la lupa judicial.