Cris De VidoBUENOS AIRES. – La ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner y el ex ministro de Planificación Federal, Julio De vida, fueron imputados en el marco de la causa que investiga el presunto lavado de activos a través de la financiera SGI establecida en un departamento de Puerto Madero y conocida como La Rosadita. La decisión de imputar a la ex mandataria, al ex funcionario kirchnerista y a otras 13 personas fue tomada ayer por el fiscal Guillermo Marijuan, tras escuchar la declaración indagatoria que prestó el valijero Leonardo Fariña, según indicaron fuentes judiciales con acceso al expediente. Acogido a la figura del «arrepentido», el valijero Fariña mencionó ayer a Néstor y Cristina Kirchner y vinculó a altos funcionarios del anterior gobierno maniobras de sobreprecios en la obra pública y lavado de dinero. Los dichos de Fariña también involucran al ex ministro Julio De Vido, quien también fue imputado. La imputación contra Cristina Kirchner se conoce a cuatro días de que la ex presidenta declare en otra causa: en Comodoro Py ya se la investiga por la operatoria del Banco Central con dólar futuro. El valijero aportó ayer datos de computadoras, teléfonos celulares, y archivos que documentan su relación con el manejo de fondos negros del empresario patagónico. Tras la declaración de Fariña, el juez de la causa, Sebastián Casanello, dispuso que se lleven a cabo nueve medidas de prueba para determinar si puede usar esos dichos como elementos de cargo contra los demás imputados. Fariña mencionó el traslado de dinero en bolsos, como lo había hecho la primera vez en el programa Periodismo para Todos de Jorge Lanata, antes de desdecirse. Pero además contó que los vuelos se hacían hasta un aeropuerto uruguayo cercano a Montevideo, donde no hay funcionarios de Aduana, para evitar que revisaran sus pertenencias. Fariña se refirió además al fideicomiso que firmó Báez con el Banco Nación por 350 millones de pesos y donde el valijero intervino para reestructurar los pasivos de la empresa. Reconstruyó toda la cadena de la ruta del dinero y explicó cómo era la relación de su constructora con la obra pública, cómo Báez se convirtió en millonario y benefició a los funcionarios que mencionó. Tuvo diferencias económicas con Báez que lo llevaron a denunciar sus manejos en la televisión. Luego negó sus dichos, pero ayer los retomó, profundizó y apuntó a lo más alto del poder en el kirchnerismo. Fuente: TELAM / LA NACION