Alicia  y  Martin Báez firman las 100  cuadras R

En representación de Kank y Costilla, Martín firma contrato para pavimentar 100 cuadras en Río Gallegos. Estaban todos. Foto: Adrián Barabino

El silencio nunca es inocente. Desde que estalló el caso Báez con las primeras denuncias que difundió Jorge Lanata sobre el constructor acusado de lavado,  el kirchnerismo hizo un espeso silencio sobre la figura del hombre estigmatizado con la corrupción en Santa Cruz. Es que los retornos de los sobreprecios de la obra pública no solo enriquecen al empresario que las cobra y al funcionario que las paga. El dinero sucio también sirve para financiar la política sucia. Y muchos de quienes hoy ocupan cargos en los tres niveles del estado saben que llegar a cualquier costo no es gratis. El silencio atroz de funcionarios y dirigentes es la más ruidosa explicación de la escena retratada en la foto que acompaña este texto.