Infografía La Nación vínculos entre Kirchner y Báez

Infografía La Nación

EL periodista Nicolás Wiñazky reveló hoy que Máximo Kirchner «vendió una de sus compañías más importantes. Se llama Negocios Inmobiliarios S.A. Su nombre explicita su fin comercial. La venta de esa compañía se realizó en el 2015. El dato se conoce porque Máximo, debido a su cargo de diputado, ahora está obligado a presentarle a la Oficina Anticorrupción su declaración jurada de bienes», escribió el periodista que investiga «la Ruta del Dinero K». Según la última declaración jurada de Máximo Kirchner, su patrimonio creció en los últimos doce meses, de $36 millones a $42 millones. Si bien el líder de La Cámpora se desvinculó societariamente de la inmobiliaria, en el lugar siguen funcionando otras sociedades de los K. En agosto de 2015 la sede de la inmobiliaria de Máximo, en sociedad con Osvaldo Sanfelice, fue allanada por el juez Bonadío en la causa que investiga los vínculos comerciales entre los Kirchner y el empresario detenido en el Penal de Ezeiza, Lázaro Báez. «Y no fue necesario investigar demasiado para verificarlo: bastó con revisar qué guardaba Máximo Kirchner en su escritorio en Negocios Inmobiliarios, su oficina en Río Gallegos», publicaron en La Nación, los periodistas Hugo Alconada Mon, y Mariela Arias. Un grupo de colaboradores del juez federal Claudio Bonadio cumplió con esa tarea cuando allanaron esa inmobiliaria y las sedes de otras empresas bajo investigación. ¿Qué encontraron? Según surge del acta de ese allanamiento, cuya copia obtuvo LA NACION, había facturas, cheques, poderes y varios contratos de alquiler entre el dueño de Austral Construcciones y el ex presidente Néstor Kirchner, en una relación comercial que luego continuó con su hijo Máximo. El material recogido durante ese allanamiento contradice las declaraciones de la ex presidenta Cristina Kirchner, quien afirmó el jueves que Lázaro Báez era sólo un empresario más, sin que los uniera ningún vínculo especial. Por el contrario, demuestra una vinculación comercial muy fluida y en todo caso abre el interrogante sobre por qué el hijo de la ex Presidenta conserva tanta documentación de Austral Construcciones en los cajones de su oficina. «Si soy amiga de él [por Báez], soy más amiga de otro; necesita mejores amigas», ironizó la Presidenta, mientras comparaba al empresario santacruceño con otros contratistas de obra pública que, de acuerdo con un listado difundido por el Ministerio de Planificación Federal, habían recibido más fondos desde el Estado nacional. Ver aquí nota completa en La Nación con parte de la documentación requisada por Bonadío.