Hospital Harrahan

ROSARIO. Un hombre del cual no trascendió el nombre, quedó detenido al demostrarse que llamaba telefónicamente a intendencias de todo el país, se hacía pasar por un directivo del hospital de Niños y les decía a los funcionarios que debían pagar los gastos de traslado de un supuesto niño fallecido en el hospital de Buenos Aires. En Santa Cruz funcionarios de las intendencias de Caleta Olivia y Perito Moreno fueron embaucados. El hombre llamaba desde Santa Fe, y pedía entre 6.500 y 14.500 pesos para cumplir con el pago del traslado del supuesto paciente y así logró realizar el engaño en, al menos, siete ocasiones, según informó el diario La Capital de Rosario. El hombre de 33 años quedó detenido con prisión preventiva en el marco de una investigación por el delito de estafas reiteradas. El estafador, decía que era directivo del hospital Garrahan,  y pedía  dinero a diferentes municipios de la provincia  de Santa Fe y de resto del país, para supuestamente cubrir los presuntos gastos que  implicaba el traslado de un niño oriundo de la localidad a la que llamaba, que supuestamente había fallecido en el nosocomio. «El delito pudo corroborarse en al menos siete oportunidades. De la investigación también se desprende que hubo otros 10 casos en los que quedó en grado de tentativa», detalló Parodi. «Los llamados fueron realizados entre el 11 de noviembre de 2015 y el 6 de mayo de este año», agregó la fiscal. El dispositivo desde el que hacían los llamados era un teléfono celular que, de acuerdo a los informes de la empresa de telefonía, estuvo ubicado en Santo Tomé; Laguna Paiva; Recreo; Barrancas; Santa Rosa de Calchines; Helvecia; Cayastá; Colastiné; y en la ciudad de Santa Fe. La fiscal Parodi precisó que «decía que era el director del Garrahan y se identificaba como Antonio Alberto Latella, quien fue citado a declarar y confirmó que es médico de planta del hospital desde 1994. Más aún –añadió la fiscal–, en los registros consta que entre 2002 y 2007, Latella atendió a un familiar del detenido a raíz de un problema oncológico». Según publicó el diario La Capital de Rosario, las víctimas fueron funcionarios o empleados de las municipalidades de Perito Moreno y Caleta Olivia (Santa Cruz); Charata (Chaco); Tafí Viejo (Tucumán); La Quiaca (Jujuy); El Jardín (Salta); y la comuna de Helvecia (Santa Fe). En los siete casos, ERB consiguió que le hicieran depósitos en una cuenta bancaria pertenenciente a un hombre con domicilio en la ciudad de Santa Fe. La decisión fue tomada por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Eduardo Pocoví, quien no obstante resolvió que el imputado podría recuperar su libertad cuando constituyera una caución real de 50 mil pesos, entre otras medidas. La fiscal del Ministerio Público de la Acusación que investiga el caso es Milagros Parodi.