Dptos Mariano Moreno2LA NACIÓN/Mariela Arias.- RÍO GALLEGOS.- El juez federal Claudio Bonadio ordenó un amplio peritaje en la causa que investiga a la sociedad Los Sauces para determinar la evolución patrimonial de la firma de la familia Kirchner desde 2006 a la fecha, y cotejar si los adelantos de dividendos que obtuvieron sus accionistas cada año se corresponden con tal evolución. Se trata de la causa en la que se investiga la sociedad anónima menos conocida de la familia Kirchner, que se dedica la actividad inmobiliaria, y tuvo como principales inquilinos a los empresarios Lázaro Báez , Cristóbal López y varias de sus empresas. La causa por la cual se investiga a Los Sauces SA se inició a partir de una denuncia de la diputada nacional Margarita Stolbizer , patrocinada por su abogada Silvina Martínez, que sostiene que a medida que aumentaban los vínculos con las empresas de Báez y López aumentaban los adelantos de dividendos por parte de los accionistas de Los Sauces, es decir, la familia Kirchner. ¿De qué modo se retiraban los dividendos de Los Sauces?: «Entre 2009 y 2013 Los Sauces SA le permitió a los Kirchner retirar $ 20.7 millones. Pero estos fondos fueron declarados como adelantos de dividendos, no como ganancias», según la denuncia. De acuerdo a la presentación judicial, en 2009 Néstor Kirchner comenzó a retirar adelantos de dividendos por casi $ 3,9 millones. «El año de más ganancias en Los Sauces fue 2010: Kirchner retiró como adelanto de dividendos $ 6,2 millones. Tras su muerte, su esposa e hijos siguieron la misma práctica. En 2011, llegaron a sacar $ 4,8 millones en concepto de adelanto de dividendos. En 2012, $ 3,3 millones y en 2013, $ 2 millones más», dice la denuncia. «Para poder retirar dividendos, sus compañías debían tener ingresos y esas ganancias se las deben a los alquileres que pagaron durante años dos proveedores de la obra pública y otros negocios con el Estado: Báez y López. ¿Cómo? En el caso de Los Sauces, alquilándoles sus propiedades. ¿Cuál es la sospecha? Que los alquileres, en realidad, podían ser sobornos o retornos a los Kirchner por los negocios que les entregaron durante 12 años», dice la causa. Los pasivos Bonadio ordenó ampliar la pericia para determinar la evolución patrimonial de la firma Los Sauces SA desde 2006, año de su fundación hasta hoy y determinar si los pasivos generados con sus socios -las supuestas deudas de la empresa que figuran en sus balances con sus socios Máximo Kirchner, Florencia Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner- se condice con la evolución y la causa que generó el pasivo. Esas deudas fueron: $ 3.968.821, en 2009; $ 6.295.021, en 2010; $ 4.816.661, en 2011; $ 3.378.116, en 2012, y $ 2.088.203 en 2013. Los peritos también deberán determinar cualquier tipo de pago efectuado por las empresas Valle Mitre SRL, Kank y Costilla SA, Loscalzo y del Curto SA e Idea SA, así como de cualquier otra persona física o jurídica, estableciendo la causa que origina tal pago y la forma, además de individualizar todo documento que dé cuenta de la operación. A partir de la documentación reunida en los allanamientos en Buenos Aires y en Santa Cruz, Bonadio dispuso un amplio peritaje, para lo cual le dio intervención al cuerpo de peritos contadores del Poder Judicial de la Nación. Según la orden del juez, los peritos deberán determinar cualquier tipo de pago efectuado por las empresas del Grupo Indalo a Los Sauces SA, debiendo establecer la causa que originó tal pago, la forma de pago e individualizar todo documento que dé cuenta de la operación respectiva. Además, encomendó el análisis de los CPU, notebooks y demás elementos informáticos secuestrados, con el fin de determinar si existe documentación digital relacionada con los Los Sauces y sus socios y apoderados y la empresa del Grupo Indalo de Cristóbal López. «En caso positivo deberán ser volcadas en soporte papel», detalla la orden, en la cual también se autoriza la participación del perito de parte que designe Romina Mercado, abogada, sobrina y apoderada de Cristina Kirchner. Mercado también suele firmar en representación de su madre Alicia Kirchner, la gobernadora de Santa Cruz, tal como se pudo corroborar en la última causa en la que recusó la decisión de un juez provincial que intentó frenar un empréstito millonario que lleva adelante el gobierno provincial que asumió en diciembre del año pasado.