Rocio sonríeEn 2014 el Ministerio de Salud de la Nación lanzó el programa Argentina Sonrié, comandado entre ortros funcionarios por Rocío García,  para la atención odontológica a traves de camiones que recorrerían el país brindando el servicio a los más carenciados. La firma contratada para acondicionar diez furgones como unidades odontológicas móviles fue Callmed S.A. cuyos directivos estaban procesados por un fraude al Estado de $ 22 millones. Según publicó hoy el diario La Nación, el Ministerio de Salud le había adjudicado en 2014 a Callmed SA una licitación internacional para realizar el trabajo, pero el proceso fue objetado por la ONU. La empresa se había quedado con los tres tramos de la licitación por $ 70 millones, según los documentos oficiales. La firma siempre era señalada en el proceso como la «segunda mejor oferta», aunque no se dieron detalles del resto de los oferentes. El contrato finalmente fue cancelado después de las objeciones de la ONU y desde Salud realizaron la operación mediante un convenio con las universidades. La contratación por unos $45 millones se concretó a través de una triangulación realizada por el Ministerio de Salud a través de la Universidad de San Martín, la Universidad de Entre Ríos y la Universidad del Chaco Austral. Las primeras auditorías realizadas sobre Argentina Sonríe llamaron la atención de la nueva gestión de Salud. «Los camiones se compraron por contratación directa y en diciembre de 2015 estaban estacionados. Sólo unos pocos habían salido a la ruta. A pesar de contar con equipamiento de última generación, los ómnibus dentales nunca pudieron funcionar porque los equipos odontológicos eran tan delicados que se descalibraban fácilmente con el andar de los vehículos», relata el informe conocido como «El estado del Estado». Una semana antes de dejar la Casa Rosada, Cristina Kirchner le donó los móviles odontológicos a Santa Cruz. Además de la mujer de Máximo Kirchner, Argentina Sonríe era conducido por la odontóloga Elena Morán, coordinadora general, madre del diputado Andrés «Cuervo» Larroque, y por la odontóloga María Belén César Gallardo, directora nacional de Salud Bucodental, nuera del ex ministro Julio De Vido. 20160118-RECORRIDA SALUD (2) El juez federal Claudio Bonadio detectó hace dos semanas decenas de artilugios administrativos en las licitaciones que permitieron a los funcionarios del Ministerio del Interior y a los directivos de Callmed desviar $ 22 millones. Con ese dinero, la sociedad compró casas, cocheras y 15 autos. La entonces subsecretaria Lourdes Giménez, por ejemplo, fue autorizada a manejar un Audi Quattro a nombre de Callmed desde el día en que el vehículo fue adquirido. La Justicia estableció que Giménez -entonces mano derecha de Florencio Randazzo- y Guillermo Bidinosti, directivo de Callmed, tenían el mismo domicilio y compartieron varios viajes juntos al exterior.