flota negraRIO GALLEGOS.- La Municipalidad de Río Gallegos intenta cobrar por la vía judicial una deuda y sus intereses de más de 7 millones y medio de pesos que acumula Lázaro Báez en concepto de contribuciones de la flota de vehículos y propiedades de Austral Construcciones. El asesor letrado del municipio,  Alexis Churín, dijo a Télam que esas sentencias están en poder del juez Sebastián Casanello en virtud del embargo dispuesto por el Juzgado Federal a su cargo sobre las cuentas de Báez e inhibición de sus bienes, con la solicitud de que «se disponga en forma de parte de pago la maquinaria abandonada en las instalaciones de la empresa». Las presentaciones realizadas ante Casanello han sido cuatro, la última en el mes de octubre. Churín señaló que «por el nuevo Código Civil, las deudas derivadas de impuestos tienen prioridad con relación a otros acreedores». Churín detalló que la deuda que pretende cobrar el municipio se discrimina en $ 4.998.015,70, más 2 millones en intereses por las contribuciones de Austral Construcciones. Asimismo precisó que la deuda particular en cuentas de propiedad y vehículos de Báez es de $504.128,96 y sus intereses, con liquidación aprobada. El letrado explicó que por las acciones legales de recupero de deuda iniciadas en el mes de abril, el municipio de Río Gallegos obtuvo la sentencia del Juzgado de Primera Instancia a cargo del juez Francisco Marinkovic. La flota Según pudo cotejar Winfo Santa Cruz a partir de documentos oficiales, las deudas municipales acumuladas a nombre de Báez y su empresa Austral Construcciones en el rubro patente automotor llegan a los cuatro millones de pesos. Si se suma el adeudado no vencido (vencimientos al 31/12/16) el monto se acerca a casi seis millones de pesos. El acumulado de deuda corresponde a un período que va entre dos y tres años. En algunos casos hay rodados que arrastran deuda de hasta siete años. Hasta agosto del año pasado la comuna estuvo dirigida por un pariente de Báez, el peronista Raúl Cantín, quien renunció en medio de denuncias judiciales por administración fraudulenta. Pero Cantín también estaba tutelado políticamente por Báez, quien en la campaña de 2011, cuando llegó a la intendencia por el Frente para la Victoria, lo acompañó con fondos para la campaña. En 2013, LA NACION reveló que el empresario contaba en su haber con más de 900 rodados, entre autos, camiones y camionetas. El 98% estaba registrado a nombre de Austral Construcciones SA. Los 910 autos corresponden a modelos que en su gran mayoría fueron adquiridos a partir del año 2003, año en que Báez entró de lleno al rubro de la construcción. La voluminosa flota tienen una particularidad: son en general de color blanco, en fuerte contraste con «la flota negra» de autos de alta gama estacionados en un galpón de Río Gallegos que fue allanado por la Gendarmería en el inicio de la investigación por presunto lavado de dinero.