Captura de pantalla 2016-12-02 00.15.40«Por razones personales», según el breve texto de su renuncia, dejó el cargo de Fiscal de Estado de la provincia Angelina Abbona, quien tuvo una extensa trayectoria junto al matrimonio Kirchner desde los tiempos de la primera gobernación K, en 1991. La ahora ex funcionaria ya había anunciado que su compromiso con el cargo al que accedió a pedido de la gobernadora Alicia Kirchner, era «por un año», aunque tratándose de una funcionaria que atendía cuestiones sustanciales del gobierno, su partida abre interrogantes sobre los asuntos que deja pendientes. Y sobre su futuro judicial a raíz de las denuncias que pesan en su contra. En junio la dra Abbona apeló el fallo del Juez Francisco Marinkovic del 10 de mayo que condenó al Poder Ejecutivo de la provincia de Santa Cruz a informar sobre las cuentas públicas provinciales.  Con el voto favorable del Dr. Enrique Arenillas y la Dra. Cecilia Cambón, y  el voto disidente de la Dra Reneé Fernandez, la Cámara de Apelaciones, rechazó el recurso interpuesto por la entonces fiscal de Estado. Por su gestión al frente de la procuraduría del Tesoro en la presidencia de Cristina Fernández, la funcionaria fue procesada y  embargada por no denunciar e impulsar acciones penales contra Marsans, el grupo empresario que gestionó y vació Aerolíneas Argentinas antes de ser reestatizada por Cristina Kirchner. Indirectamente Abbona también tendrá que rendir cuentas en la justicia por su esposo Eduardo Mengarelli, quien agredió al periodista Nacho Otero de Canal 13,  porque durante un vuelo de Aerolíneas Argentinas le hizo una pregunta a la fiscal de estado, Angelina Abbona, en su carácter de funcionaria pública. Acusada de proteger a Báez En una ventosa tarde de agosto el ritmo de la capital provincial se vio alterado por la presencia de efectivos de la PSA en el Banco Santa Cruz con una orden de allanamiento del Juez Sebastián Casanello, en busca de información sobre el monto y el destino de operaciones financieras ligadas a transferencias a los Estados Unidos realizadas por personas ligadas al kirchnerismo.  La investigación indaga sobre cuentas bancarias en Estados Unidos y transacciones millonarias vinculadas a Báez y los Kirchner.  Estos datos fueron pedidos por los fondos buitre, porque pensaban cobrarse de allí la deuda que reclamaban al gobierno argentino, pero la entonces procuradora del Tesoro Angelina Abbona no respondió. El fiscal Guillermo Marijuan solicitó la indagatoria de la ex presidenta Cristina Kirchner y del ex ministro de Economía Axel Kicillof porque sospecha que habrían sido parte de la supuesta destrucción de mails sobre ese proceso y por el que ya fueron imputados la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona, su ex segundo y un ex funcionario del Palacio de Hacienda.   La Chabona amiga de El Chino

Vieja amiga de Carlos Zannini, uno de los hombres más influyentes del kirchnerismo,  Angelina Abbona conoció a «El Chino» durante los años de militancia en los setenta en la agrupación Vanguardia Comunista, en la provincia de Córdoba.

Carlos Zannini fue quien en 2011 designó a Eduardo Mengarelli, subdirector nacional del Registro Oficial en la Secretaría Legal y Técnica.

La oposición ya le había pedido la renuncia El septiembre la oposición legislativa solicitó a Alicia Kirchner que aparte del cargo a la fiscal de estado: “El juez federal Luis Rodríguez considera que la ex funcionaria kirchnerista incumplió sus deberes de funcionaria pública en la auditoría y además sospecha que encubrió los delitos cometidos por el grupo que vació Aerolíneas Argentinas”, argumentaron desde el bloque UPVM pidiendo la renuncia de Angelina Abbona.