2353276h765

Foto: Télam

LA NACIÓN.- RIO GALLEGOS.- Cristina Kirchner ratificó hoy en el juzgado federal de Río Gallegos la denuncia por “espionaje y persecución política” que presentó el jueves pasado en el mismo juzgado. La causa la inició ella misma luego que se conociera la grabación de una conversación que mantuvo con el ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli en la que mencionaban que armaban “carpetazos” desde ese organismo de estado. Ataviada con un parka gris con cinturón y botas de caña alta, la ex presidenta estuvo breves minutos en el juzgado federal al que llegó acompañada por los custodios y su abogado Marcelo Bersanelli, concuñado de Máximo Kirchner. Apenas unos minutos le bastaron para ratificar la denuncia donde solicitó que se esclarezca quien fue el responsable de difundir el audio en la conversación que mantiene con Parrilli y pidió que se investiguen, entre otros, los delitos de violación de secreto, abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público. Al salir no realizó declaraciones a la escasa prensa que le hacía guardia: “Si no lo sabes vos”, fue la única respuesta que dio Cristina Kirchner al salir de tribunales ante la consulta realizada por una periodista quien la indagó sobre su presencia allí. El jueves pasado la ex mandataria había dado a conocer a través de sus cuentas de Facebook y Twitter el escrito presentado en la justicia donde entre otras cosas afirmó: «a esta altura de los acontecimientos nadie se hace cargo de la escandalosa e ilegal divulgación» de la escucha de la charla con Parrilli, en la que trata de «pelotudo» al ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia. En otro de los pasajes de la denuncia la ex jefa de estado aseguraba: «En definitiva, resulta más que evidente que nos encontramos frente a una maniobra de claro carácter criminal, la cual pone al descubierto de manera aún más fidedigna del componente mafioso que vincula a sectores del poder político, con algunos estamentos de la justicia federal, todo ello con la participación, articulación y protección de los medios hegemónicos de comunicación», se expuso en la demanda.