Albui

Agosto 2016

«No soy ni he sido la escribana de la entonces familia presidencial, llegué a los casi 60 años sin una observación, sin un sumario y ahora me encuentro imputada en esta causa«, sostuvo la escribana Norma Abuin al comienzo de su indagatoria ante el juez Claudio Bonadío y el fiscal Carlos Rívolo en la causa que investiga si la ex familia presidencial cobró retornos de parte de empresarios beneficiados con la adjudicación de obra pública. También declaró el escribano Jorge Ludueña. La escribana afirmó que participó de la elaboración de la escritura del chalet investigado, que fue comprado por la empresa Negocios Patagónicos, una de las sociedades a nombre de Osvaldo Sanfelice, un supuesto hombre de confianza del ahora diputado nacional Máximo Kirchner. “Me traen (en 2009) la documentación de Negocios Patagónicos y armo el boleto y un poder especial irrevocable para que puedan escriturar”, sostuvo la escribana. «En el año 2012 viene el contador (Víctor) Manzanares a encargarme una escritura posterior a esa, a favor de Los Sauces S.A. y me trae un instrumento privado celebrado entre Negocios Patagónicos a favor de Los Sauces que tenía la firma certificada por el escribano Ricardo Leandro Albornoz, donde le cedía con un precio en cuotas la casa de la calle Mascarello 411”, relató. Aubin detalló que como la operación involucraba a «una persona políticamente expuesta” solicitó «recargo documentación, como la declaración jurada» y que “como la venta era realizada por una sociedad relacionada con el presidente de Los Sauces, solicite la conformidad por acta de directorio”. Luego confirmó: “La escritura la firmó Máximo Kirchner como presidente”. El principal motivo de la indagatoria era saber si Manzanares le había explicado a que se debía el incremento del valor de la propiedad que cambió de manos, pero la escribana dijo que no y que tampoco había requerido información en esa dirección.
Casa Cristina

En diciembre de 2016 allanaron la casa de los Kirchner

Por otra parte, Abuin dijo que tras participar de esa operación hizo el reporte a la Unidad de Información Financiera y el informe a la AFIP, que labró Reporte de Operación Sistemático, algo que suele hacer por estar en una zona «de frontera»y no un Reporte de Operación Sospechoso (ROS). El escribano Ludueña también relató que hizo un “reporte de operación sistemático” por la venta de un lote baldío en El Calafate en junio de 2010, y detalló que la operación «no hubiera motivado un ROS porque el pago del precio fue realizado por un medio bancario, fue pagado con cheque» y por un monto inferior al mínimo establecido para denunciar ese tipo de operaciones. En la causa Los Sauces, el juez Bonadio investiga el presunto pago de retornos monetarios de obras públicas a la ex familia presidencial por parte de empresarios, a través de alquileres de propiedades que aparecen a nombre de Los Sauces SA, una empresa de la familia Kirchner. Dos escribanos contaron su participación en la transferencia de propiedades vinculadas a los Kirchner Los escribamos Norma Abuin y Jorge Ludueña declararon ante el juez federal Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Rívolo y explicaron cómo tomaron contacto con la escritura del inmueble ubicado en la calle Mascarello 441, de Rio Gallegos.