Justicia-en-la-lupaLa decisión del Tribunal Superior de suspender los plazos procesales, debido a las medidas de fuerza del personal ante la falta de pago de salarios de febrero, tiene a la justicia provincial virtualmente paralizada. La Defensora Oficial de El Calafate, Ethel Gassman, advirtió sobre la gravedad de la situación, «roguemos que esto se solucione pronto, todo lo que queremos es volver al trabajo, que la gente cobre lo que tenga que cobrar, y que todo el mundo pueda ejercer sus derechos porque hoy la gente ve conculcados sus derechos», manifestó. La medida dictada por el TSJ suspende los plazos procesales desde al 20 hasta el 31 de marzo, y rige para todas las instancias y fueros de las dependencias judiciales de la Provincia de Santa Cruz, tanto en el ámbito Jurisdiccional como en el Administrativo, «salvo casos de urgencia que ameriten su debido diligenciamiento», detalla la resolución del Tribunal. Aclara que «vencido el período dispuesto precedentemente, el Tribunal Superior de Justicia analizará la necesidad de prorrogar la citada suspensión de plazos procesales». En una entrevista con Lu 23 Radio Nacional Lago Argentino, Ethel Gassman fue consultada si la situación revestía el carácter de grave, «Si, porque prácticamente paraliza el sistema, hasta tanto se pueda disponer el levantamiento de las suspensión de plazos», sostuvo. Calificó de «Cuasi paralización», la situación que vive hoy la  justicia provincial,  y dijo que solo se tramitan casos de urgencias, «alimentos, violencia familiar, contra niños, violencia de género, situaciones de personas internadas por cuestiones de salud mental, amparos por cuestiones de salud o lo que signifique una necesidad impostergable», detalló. En tanto explicó que no podrán tramitarse, ¨divorcios, desalojos, cobro de pesos,  inscribir una sucesión, no se pueden continuar o iniciar causas, por ejemplo de divorcio vincular, o autorización para salir del país para los hijos cuando viajan en compañía de uno de los padres y el otro no lo autorizó o no se encuentra en la localidad, ni tampoco se tramitan juicios laborales, por desalojo, los ordinarios por cobro de pesos, o daños y perjuicios», enumeró Gassman. La defensora también alertó sobre la situación de muchos abogados que desde la órbita particular que no van a poder trabajar, por la falta de tramitación de causas, «se van a ir acumulando expedientes porque la gente va a seguir denunciando, lesiones, daños, sobre los que se van a iniciar expedientes pero no van  a poder ser tratados», indicó. Gassman aseveró que el retraso en la labor de la justicia provincial viene sucediendo desde el año pasado, con el inicio de las medidas de fuerza de los trabajadores judiciales,  «con retención de tareas, paros, o la realización de asambleas», destacando que los inconvenientes se agravaron «desde octubre, cuando venimos con 10 o 15 días por mes de toma de medidas, y  en diciembre más porque fue cuando más tarde se cobró, los judiciales cobramos muy tarde, a fin de mes prácticamente, y justo ahí comenzó la feria»manifestó. La Defensora Oficial dijo que durante febrero «seguían sosteniendo la situación los funcionarios y magistrados, y algunos pocos empleados que no  adherían al paro», pero que en la actualidad la adhesión al paro creció,  «yo estoy haciendo mesa de entradas, quedamos mi adjunto y yo en mi dependencia», refirió, y recordó que «De hecho no se ha cobrado el sueldo de febrero».