Lazaro BaezApremiado por los tiempos judiciales que en los próximos dos meses lo tendrá a él y a sus hijos nuevamente declarando ante el juez Sebastián Casanello, y por problemas de salud por lo cuales estuvo internado recientemente, Lázaro Báez estaría negociando su traslado a la cárcel de Río Gallegos a cambio de brindar información que aporte a la causa que lo investiga por lavado. El pedido del empresario estaría vinculado a la necesidad de estar cerca de su madre quien se halla enferma en estado delicado. Según publicó hoy en La Nación el periodista Hernán Cappiello, «Báez está tratando de llegar a altas autoridades del Poder Ejecutivo y al fiscal para cerrar un acuerdo», que lo aloje en la Unidad 15 de Río Gallegos, para estar cerca de su madre. La posibilidad de que el empresario detenido en el penal de Ezeiza recale en Río Gallegos está abonada además con fuentes que aseguran que en la U 15 estarían «reacondicionando una celda» para alojar al dueño de Austral Construcciones, y hasta arriesgan que se trataría de una sala de la unidad penitenciaria donde actualmente funciona una biblioteca. Otra de las señales que abonan las versiones de un posible traslado de Báez a la capital de Santa Cruz dan cuenta de que solo vendría a visitar a su madre, debido a lo cual en la casa familiar de calle Villarino se montaron rejas que cubren gran parte del frente de la propiedad. Los beneficios que establece la ley de arrepentido y un intento anterior de Báez Durante los allanamientos en Río Gallegos a cargo del fiscal Guillermo Marijuán, Leandro Báez, el menor de los hijos del empresario, tuvo un encuentro con el fiscal en el cual se acordó una posterior reunión en Buenos Aires donde los hijos brindarían información a cambio de beneficios procesales para el padre. La reunión fracasó, y Báez ya pasó más de un año preso, su salud está comprometida y la causa se encamina a complicar aún más a sus hijos, que están en libertad. La justicia suiza aportó datos sobre tres cuentas que no son manejadas por los hijos de Báez, sino por otros imputados en la causa, pero el juez Casanello espera más datos de Suiza sobre otra decena de cuentas donde los beneficiarios finales son los hijos del empresario santacruceño. Leer nota en www.lanacion.com