Oficina-quemada RÍO GALLEGOS.- El 27 de abril un incendio en la oficina del vocal por la minoría en el Tribunal de Cuentas, Dr Javier Stoessel, despertó sospechas sobre el origen del mismo: «Hoy el deterioro y la desconfianza es tan grande que no podemos dejar de analizarlos en esos términos”,  señaló el principal damnificado en referencia a las instituciones del gobierno. Días antes el organismo había denunciado penalmente a la ministro de Salud Rocío García por la triangulación de $36 millones con la UTN. A menos de un mes de aquel incidente la jueza Rosana Suárez del Juzgado Penal Nro 3,  decidió archivar la causa que investigaba las circunstancias del incendio y de este modo clausurar la posibilidad de conocer los resultados de las pericias que despejarían las sospechas de si se trató de un acto intencional. Jefes policiales y bomberos, con el perito actuante, dieron cuenta públicamente que se trató de un accidente eléctrico, pero Stoessel informó que, con pistas recogidas durante la pericia que se le permitió presenciar, «especialistas consultados nos dicen que no es probable que el siniestro ocurriera del modo que se describió públicamente, por lo que queremos conocer cuáles son los elementos que les permitieron llegar a esas conclusiones para evaluarlos seriamente», indicó. Las coincidencias que disparan suspicacias La resolución de la magistrada ex secretaria del Juez Santiago Lozada cuando fue juez de Instrucción y con fuertes vínculos con el kirchnerismo, arrojó más sombras sobre un hecho que tuvo repercusión pública por producirse unos días después de que el Tribunal de Cuentas denunciara penalmente a la ministro de Salud, Rocío García, por la triangulación de $ 36 millones a través de la UTN para contratar como monotributistas al personal del hospital Peliche, entre ellos a los médicos. La denuncia involucra también a Marcelo Bersanelli, subsecretario de Gestión Institucional de Salud, cuñado de la ministro García y ahora postulado para juez de Primera Instancia por la gobernadora Alicia Kirchner. Los argumentos de la jueza para archivar la causa La jueza Suárez no halló delito en el hecho que se investigaba, y archivó el expediente sin que se conozcan las causas y responsabilidades del incendio en la oficina del dr Stoessel quien oportunamente había pedido conocer los resultados de la pericia. Fuentes del gobierno aseguraron al diario Tiempo Sur, que «mal podría la Justicia habilitar a Stoessel el informe pericial cuando no es parte del proceso porque no se constituyó como querellante y el expediente no tiene carácter público», fundamentaron. Para el vocal por la minoría la dra Suárez «viola los derechos del damnificado, ya que ni siquiera puedo ver la pericia, hacer preguntas, controlarla, ni ofrecer perito de parte»,  asegura Stoessel quien se quejó porque  tampoco se le permitió ser querellante en la causa a pesar de haberlo solicitado. Por estos motivos Stoessel adelantó a Winfo Santa Cruz que están trabajando para hacer una presentación que reabra la causa y poder revisar la pericia  y conocer los motivos que llevaron a la jueza a interpretar la inexistencia del delito.