Foto La Naci´
Foto La Nación
BUENOS AIRES.- El contador  Víctor Manzanares lleva 11 días detenido en el penal de Marcos Paz, y ayer declaró por videoconferencia y reclamó su excarcelación ante la Sala I de la Cámara Federal. Dijo que se sintió como Nelson Mandela, y que de joven participó del Opus Dei. Negó las acusaciones en su contra y pidió por su libertad, «No me merezco esta situación. He sido tratado como un delincuente, como un terrorista», manifestó. Relató lo que sintió al momento de su detención: «El día lunes 17 se esperó a que llegaran los medios para retirarme esposado e insultado», detalló Manzanares y contó que sus días más duros hasta el momento fueron cuando lo alojaron en la delegación de Río Gallegos. «Soy una persona estoica, fuerte, acepto la situación que me tocó vivir», dijo Manzanares  quien volvió a insistir, «No siento que merezca esta situación, nunca me imaginé en un calabozo. No soy Mandela, pero pasé a comprender la situación que le tocó vivir», señaló. Habló de sus «condiciones morales» y resaltó que en su época universitaria iba a misa cuatro veces por semana y los sábados a la sede del Opus Dei, que rezaba el rosario y participaba de «cantos gregorianos»,  se definió como «un laico comprometido».
Manzanares por teleconferencia desde la cárcel
Manzanares por teleconferencia desde la cárcel
Afirmó que tuvo por clientes a los principales grupos económicos de Santa Cruz y que organizó un desfile de carrozas en su provincia, y que en la actualidad se desempeñaba en la cooperadora de la escuela a la que asistieron sus hijos y que también colaboraba con la cooperadora del hospital de Río Gallegos. Aseguró que nunca cometió ningún delito y aseguró que estaba orgulloso de ser conocido mediáticamente como «el contador de la familia Kirchner». Las imputaciones en su contra En el marco de la causa Los Sauces el juez Claudio Bonadio detectó un desvío de pagos de alquileres de la familia Kirchner: se le indicó a inquilinos que depositaran en una cuenta de Carlos Sancho, ex gobernador de Santa Cruz, y no en las cuentas que están inhibidas. Las pruebas se las aportó Raquel Moyano, la interventora judicial de la «Sucesión Néstor Carlos Kirchner» y del «Condominio Máximo y Florencia Kirchner SdeH». Manzanares afirmó: «Estoy acusado de un delito que jamás cometí. Entiendo que siempre estuve a derecho. Mis actores eran de conocimiento del juez y durante este tiempo jamás hizo un reparo o indicación sobre el condominio», precisó. Luego del testimonio escuchado ayer los jueces de la Cámara Federal deberán decidir si conceden la libertad al contador Manzanares o permanecerá detenido hasta tanto se resuelva su situación judicial.