RIO GALLEGOS.- La Jueza de instrucción Rosana Suárez llamó a prestar declaración indagatoria a tres dirigentes gremiales de ADOSAC, Diego Barrionuevo, Juan Manuel Valentín, Claudio Wasquín ante el llamado a indagatoria por considerar que participaron en una protesta frente a la residencia de la gobernadora Alicia Kirchner, donde además de la mandataria se encontraba la senadora Cristina Fernández. La jueza a cargo del juzgado de Instrucción Nº 3 de Río Gallegos les imputa, según pudo saber la defensa el supuesto delito de «daño agravado», pero recién en la indagatoria les van ha precisar el delito que se investiga y por el cual son llamados a declarar. Los hechos que la justicia investiga ocurrieron el viernes 21 de abril de 2017 mientras Cristina Fernández junto a su nieta de 18 meses, se encontraba cenando con la gobernadora, Alicia Kirchner, cuando una manifestación de estatales que reclamaban por el pago de sus salarios se congregó frente a la residencia oficial por calle Alcorta. Al día siguiente la ex presidenta grabó un video mostrando los daños supuestamente causados por los manifestantes y acusó al senador Eduardo Costa al considerar en su videro, que lo ocurrido estuvo  “organizado y planificado por hombres de Cambiemos en la provincia” y tuvo “el visto bueno del gobierno nacional”, denunció. Para la Asociación de Docentes de Santa Cruz, quien se solidarizó con sus dirigentes, consideraron que la decisión es un acto más que busca criminalizar la protesta social, «la protesta para el progresismo de cotillón no es un derecho sino un delito. Más allá de una causa sin pruebas que raya lo absurdo, resulta patético que sigan tratando de difamar y envilecer a militantes sociales que luchan y resisten frente a políticas y políticos reaccionarios. Son aquellos que empobrecieron a nuestra provincia desde la corrupción y el oportunismo quienes juzgan desde su doble moral al que los enfrenta con la convicción de su propia dignidad». Los hechos Esa noche, un extenso cordón policial rodeaban la casa, y al menos cuatro custodios de la ex presidenta permanecían en el interior, sin embargo la situación se desbordó cuando los efectivos reprimieron a los manifestantes que según la versión oficial “habían atravesado el portón de ingreso a la residencia”.  Hubo al menos cuatro estatales heridos. A raíz de los hechos, el gobierno de Santa Cruz radicó una denuncia penal por “daños, atentado contra el orden constitucional y democrático, sedición y violación de domicilio” contra los manifestantes. La prueba aportada fue el video que grabó Cristina al día siguiente de los incidentes. La denuncia fue presentada por la fiscal de Estado adjunta de la provincia, Andrea Askenazi Vera, quien sugirió además que habría existido vinculación entre los incidentes y la presencia de medios de prensa nacionales que cubrían la protesta. Cristina y Alicia denunciaron una acción destituyente La ex mandataria aseguró que los incidentes registrados esta madrugada significaron “el lanzamiento de la campaña al mejor estilo de Durán Barba”, cuya consigna es “cortar la cabeza de Alicia Kirchner y colgarla como un trofeo, como una suerte de mensaje para todos los gobernadores que no pertenecen a Cambiemos”. “Fue un ataque planificado y organizado por hombres de Cambiemos en la provincia que no han podido ser gobernadores en dos oportunidades, porque perdieron las elecciones dos veces, y también con montaje en escena mediático”, aseguró la ex presidenta.