BUENOS AIRES.- Confirmaron el embargo de $ 900 millones sobre los bienes de Fabián Gutiérrez, y los de su madre y hermana aunque por un monto menor, $650 millones. Lo decidió la Sala I de la Cámara Federal en la causa por lavado de dinero que investiga al exsecretario presidencial asesinado hace 12 días en El Calafate.

El tribunal le encomendó al juez de primera instancia, Marcelo Martínez De Giorgi, que “disponga todas las medidas cautelares necesarias a fin de asegurar dichos bienes de cara a su eventual decomiso”. También confirmó los procesamientos de su mamá y de su media hermana, según publicó hoy el periodista Nicolás Pizzi.

Fabián Gutiérrez estaba procesado desde noviembre del año pasado por lavado de dinero “agravado por su realización como parte de una asociación formada para la comisión continuada de hechos de esa naturaleza”.

Con la muerte del ex secretario presidencial, su fortuna y su herencia dependen del futuro de esa causa, donde se llegaron a identificar 36 propiedades, 35 autos de lujo y tres embarcaciones.

Publicidad

Publicidad

La resolución, a la que tuvo acceso Infobae, también confirmó los procesamientos de Oscar Raul Núñez (supuesto dueño del hotel “Comercio”), Diego Derdey, Javier De la Torre, Humberto Rodríguez Mieres Vera, Germán Alberto Rodríguez y David Maico Miguel como coautores del delito de lavado de activos agravado.

La situación sobre el futuro de los bienes es compleja porque sigue procesada su madre, que sería la heredera natural, salvo que Gutiérrez haya dejado un testamento.

Ahora los bienes podrían ser decomisados y luego rematados para que el dinero vuelva al Estado, como se dispuso con algunas de las propiedades de Daniel Muñoz. En ese caso, podría haber un conflicto con la sucesión, admitió una fuente de su defensa.

Algunos de los bienes de Gutiérrez

1. En 2008, Gutiérrez compró dos lotes en la calle 603 al 1083 en El Calafate (Santa Cruz) y se los donó a sus sobrinos.

2. En 2011, adquirió un inmueble ubicado en la avenida Néstor Kirchner 1320, en Río Gallegos, justo al lado del Hotel Comercio, donde trabajó como “gerente”. El empresario Oscar Núñez asegura que es el titular del hotel y que Gutiérrez dejó de trabajar cuando se lo compró a Javier de la Torre. Para Bonadio, la operación fue una fachada para ocultar que el verdadero dueño es el ex secretario.

3. En mayo de 2012, el ex secretario compró un inmueble ubicado en Ángel Biancella 1475 (Río Gallegos) por la suma de $200.000. Un año y medio después se lo vendió a la firma “Mural SA agencia de rifas” en $800.000.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Casa-Perkic-.png
La casa de calle Santiago Perkic adonde Gutiérrez fue asesinado

4. En mayo de 2012, también compró un inmueble en la calle Santiago Perkic 124, en El Calafate, por $150.000. Cuando allanó ese lugar, la Justicia detectó que vivía Luis Semprini y los alquileres eran cobrados por la madre de Gutiérrrez.

5. A fines de 2012, Gutiérrez, adquirió otro inmueble en la calle Chacabuco 436 (Río Gallegos) por la suma de $1.029.000.

6. En julio de 2013, compró un inmueble de casi 1.000 m² en la capital santacruceña. Pagó menos de 30 mil dólares, según la documentación que figura en el expediente.

7. En octubre de 2013, compró un inmueble de casi 12.000 m² en la calle Presidente Alfonsín 4851, en Ushuaia (Tierra del Fuego). De la documentación secuestrada surge que pagó $100.000 por transferencia y otros $412.000 con seis cheques del Banco Patagonia.

8. En 2013, adquirió otro inmueble en El Calafate que se lo terminó vendiendo a su madre en $200.000, con una ganancia de casi 1.900% en menos de tres años.

9. En 2015, compró un inmueble en El Calafate por la suma de $500.000, que se lo terminó vendiendo días después a Leonardo Daviglos.

10. También en 2015 adquirió un inmueble en la calle Laura del Carmen Álvarez 265, en El Calafate, donde funciona “Rayuela Eventos”, un salón para eventos infantiles registrado a nombre de su hermana, Valeria Martinovich.

11. Otra operación en la mira de la Justicia es la permuta de un departamento en Capital por una propiedad en la calle Gobernador Gregores 936 (El Calafate). Como dato llamativo, el departamento que pertenecía a Gutiérrez estaba alquilado a la firma Electroingeniería.

12. En 2009, Gutiérrez, adquirió el inmueble ubicado en la avenida 17 de Octubre 2320 (El Calafate) que luego se lo vendió a Jorge Luis Mozo en $1.175.000. Lo llamativo es que cuatro años después, la propiedad terminó en manos de Luis Alejandro Semprini. Además, la madre de Gutiérrez cobraba un alquiler cuando supuestamente no era de su hijo.

13. Uno de los bienes más importantes está ubicado en el barrio privado “Highland Park Country Club”, en Pilar. Aunque no figuraba a su nombre, Gutiérrez lo aseguró entre 2017 y 2019. En los papeles, la propiedad pertenecía a Germán Rodríguez y en 2018 pasó a manos del empresario Diego Riestra en USD 650.000 (a pagar en varias cuotas). Antes y después de esa fecha, el ex secretario y sus familiares ingresaban permanentemente al barrio. “La operación descripta fue simulada, siendo el verdadero propietario del inmueble Víctor Fabián Gutiérrez”, dice el fallo de Bonadio. En su descargo, Gutiérrez negó ser dueño de esa casa y dijo que visitaba el country para visitar a otros vecinos y jugar al golf.

14. Algo similar ocurrió con una mansión de 1.170 m² ubicada en San Isidro. En marzo de 2018, Gutiérrez la aseguró a su nombre en $15.860.000, pero el propietario en los papeles era Rudy Ulloa Igor. Luego habría pasado a manos de Oscar Núñez, que aportó un contrato de alquiler con Gutiérrez por unos 40 mil pesos mensuales. Cuando la Justicia allanó el lugar, en 2019, vivía una mujer. El lugar estaba prácticamente vacío: en un cuarto había un colchón tirado en el piso y en otro dormitorio un sommier.

El resto de los inmuebles investigados aparecen a nombre de sus familiares directos. También hay varias propiedades a nombre de Luis Semprini y Diego Miguel Derdey. Para la Justicia, integran el patrimonio del ex secretario. La mayoría de los inmuebles fueron allanados por el juez Martínez de Giorgi en 2017.

Por Nicolás Pizzi para Infobae. npizzi@infobae.com