EL CALAFATE.- El fiscal Carlos Stornelli pidió al Juzgado que tramita la causa por lavado por la cual estuvo procesado Fabián Gutiérrez, que requiera al juez de El Calafate que investiga el crimen del exsecretario presidencial, copia de las declaraciones de Facundo Zaeta, información de los celulares de los implicados en el crimen por un periodo no inferior a dos años, y el allanamiento a la agencia de vehículos de la familia de Facundo Gómez para conocer documentación contable y de las operaciones de compra venta.

El fiscal, Carlos Stornelli, solicitó al juzgado a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi que investiga el delito de lavado de activos en la causa en la que estuvo procesado Fabián Gutiérrez, que le pida al juez de Instrucción de El Calafate, Carlos Narvarte, una serie de medidas tendientes a determinar la existencia de otras maniobras de lavado perpetradas por personas vinculadas al exsecretario presidencial.

Copia certificada de las declaraciones de Facundo Zaeta «a fines de constatar las expresiones que trascendieron periodísticamente»; el allanamiento de la agencia de la familia de Facundo Gómez «con el objeto de secuestrar documentación contable», y de operaciones comerciales; y la información de los celulares con registro de llamadas entrantes y salientes «de un período no menor de dos años a esta fecha»,, son entre otras las medidas solicitadas por el fiscal Stornelli, «siempre que el estado procesal de la causa lo permita», aclara.

La investigación del crimen de Fabián Gutiérrez ocurrido en una de sus viviendas en El Calafate entre la noche del 02 de julio y la madrugada del 03 de julio, está a cargo del juez de Instrucción, dr Carlos Narvarte y de la fiscal Natalia Mercado.

Publicidad

Publicidad

Stornelli se basa en una publicación del diario La Opinión Austral, de las declaraciones de Facundo Zaeta en la causa que investiga el crimen de Gutiérrez, en las que alude a la existencia de una agencia de autos de la familia Gómez indicando que «todas las camionetas RAM que se vendieron en la agencia de Gómez eran de Gutiérrez, al igual que las Totota SW4».

Agrega que uno de los defensores de Zaeta, en alusión a Carlos Telleldín, declaró también al mismo diario, que “Gómez lavaba plata para Gutiérrez, la agencia de autos con camionetas RAM y todos esos vehículos, era dinero de Gutiérrez, no de Gómez (Facundo) ”. Asimismo la nota atribuye al abogado dichos en cuanto a que Facundo Gómez «tenía una agencia de baja gama y de repente apareció con 11 RAMs y vehículos de alta gama, de dinero de Gutiérrez».

El fiscal Stornelli manifiesta que su pedido es a los fines de «profundizar la instrucción» por lavado que tenía procesado entre otros a Fabián Gutiérrez, a familiares directos suyos y a un grupo de personas acusadas de participar de maniobras con el fin de blanquear dinero de la corrupción.

Pide también que de considerarse necesario, se le tome declaración testimonial a Zaeta, para que se explaye sobre el vínculo entre Gutiérrez y Facundo Gómez «siempre que ello no implique un relato autoincriminante», remarca el fiscal.

De hecho la causa fue anexada a la que investiga el pago de coimas a funcionarios públicos por parte de empresarios contratistas del estado, durante la presidencia de la actual vicepresidenta, Cristina Fernández.

En noviembre de 2019 Fabián Gutiérrez junto a familiares directos y a otro grupo de personas, fue procesado por lavado de activos por el juez Claudio Bonadío.

El 17 de julio de este año, dos semanas después del crimen del exsecretario presidencial, la Sala I de la Cámara Federal porteña, integrada por los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, confirmó el procesamiento de Gutiérrez, que incluye a su madre Teresa García y a su hermana, Valeria Martinovich. También se ratificó el embargo de entre 700 y 900 millones de pesos para cada uno de los implicados.

Luego del fallecimiento de Gutiérrez, corresponde la extinción de la acción penal en su contra, pero la causa prosigue para los demás procesados.