LA NACIÓN/Mariela Arias.-

SANTA CRUZ.- El juez federal de Río Gallegos, Claudio Vázquez, requirió a la Justicia provincial una copia de la causa que investiga la desaparición de Marcela López, a los efectos de analizar si hay relación con el supuesto hallazgo de fajos de dólares termosellados y la hipótesis de secuestro extorsivo de la mujer, que planteó ante la Justicia federal la hija de López. » En ningún momento le mencionamos a él ni a Balado los dólares «, dijo a La Nación, el abogado Jorge Trevotich. Foto Juan Manuel Vilaboa.

La Justicia federal recibió la denuncia de Rocío González la semana pasada, además de su testimonio del hallazgo de dólares en un depósito ubicado en un terreno de José Luis Balado, expareja de su madre, le sumó tres horas de grabaciones y audios que ella mantuvo con Balado, donde según esos dichos, sugiere que la mujer fue secuestrada.

En los audios, Balado asegura ser el tío de un administrador de Máximo Kirchner. Antes de definir si hay competencia del fuero federal para avanzar en la hipótesis de secuestro extorsivo, el fiscal federal Julio Zárate pidió conocer los hechos investigados hasta ahora por la jueza de instrucción provincial Valeria López Leston.

El expediente solicitado aún tiene la carátula “desaparición de persona”, referido a la mujer que fue vista con vida por última vez el 22 de mayo. “Nosotros denunciamos secuestro extorsivo, y lo único que podría resultar objeto podría referirse a esa caja con los dólares, porque Marcela no tiene grandes riquezas”, explicó a LA NACION Jorge Trevotich, el abogado de las hijas de Marcela López.

Trevotich aseguró haber visto los fajos de dólares termosellados encontrados la noche del 11 de julio en una inspección extrajudicial realizada en el depósito de Balado.

Esa noche, González le pidió a Balado que la dejen ingresar al predio dado que los perros del entrenador Marcos Herrero habían seguido el rastro de su madre hasta allí, pero la Justicia provincial no les había autorizado el ingreso. Balado aceptó, recorrieron el predio donde se dio el hallazgo de un maxilar humano en un gallinero –que luego se supo que no pertenecía a López- y luego aparecieron los fajos de dólares termosellados dentro de cajas marrones de archivos.

Herrero detalló que vio diez cajas marrones, de archivo, apiladas, una semiabierta y cuando la abrió encontró fajos termosellados de dólares. Refirió que también había bolsas negras en el lugar. Herrero, González y Trevotich sostienen esta versión. El abogado Hugo Ortiz, abogado de Balado, presente esa noche, afirmó a LA NACION haber ingresado al mismo depósito minutos después y no haber visto nada. A continuación un extracto de la entrevista del abogado Jorge Trevotich que denunció el hallazgo de los dólares.

¿Cuál es la hipótesis de secuestro extorsivo que usted plantea?

Una que ella podría haber descubierto las cajas casualmente, así como las descubrimos nosotros, y que haya tenido alguna discusión con los dueños de esa plata y que ella haya dicho que lo daría a conocer, o que alguien sea dueño de esa plata y la haya secuestrado para intercambiar: ‘devolveme la plata y te devuelvo a Marcela’.

¿Además del dinero en que se basan para sospechar del secuestro?

De los dichos de Balado, surge que él sabe quiénes secuestraron a Marcela y dice en los audios ‘es terrorífico lo que le hicieron’. Entonces la Justicia no puede dejarlo por tiempo indeterminado sin llamarlo a declarar, porque él está realizando encubrimiento de las personas que lo hayan cometido. Y no haber denunciado ese delito es un delito, a no ser que el autor de eso fuese un familiar directo. A la Justicia le entregamos tres horas de conversaciones e intercambios de Whatsapp.

El doctor Ortiz afirma que eso no pasó, que no vio dólares y que ustedes no les dijeron nada ni a él ni a Balado…

En ningún momento le mencionamos a él ni a Balado los dólares. Cuando Marcos Herrero me muestra los dólares, el doctor Ortiz estaba con Balado, estaban a 4 ó 5 metros de distancia y hablando bajito. Marcos Herrero me dijo, “doc, doc”, lo miro y me muestra el fajo de dólares en la mano y me señala que estaba alumbrando la caja abierta llena de dólares, como si tuviesen barro, oxidados. El dejó el fajo, cierra y termina de revisar Rocío; y cuando salimos me cuentan Marcos y Roció que había abierto la otra caja y una caja de zapatillas y que tenían lo mismo.

¿Por qué no hay fotos del hallazgo?

No hay foto porque la Policía ni bien llegó –habían ido a retirar el maxilar hallado en el gallinero- dio las instrucciones que no filmemos más nada. La Policía estaba en la parte de adelante del terreno de Balado terminando el acta de secuestro del maxilar. Cuando se desvaneció Balado, me había ido a la casa para firmar lo del secuestro del maxilar, estaba contra la puerta de la pared de la entrada, donde estaban los dólares. Le alcancé un vaso de agua, lo ayudamos a pararse.

¿Usted que le dijo a Balado esa noche?

Lo que le dije que no se preocupe, que nosotros estábamos buscando a Marcela, dándole a entender que si se había desvanecido porque descubrimos algo, no tenía por qué preocuparse porque no estábamos detrás de eso. Y esa misma noche, presentamos un escrito y pedimos que todas las viviendas del predio sean revisadas, pero no dijimos lo de los dólares.

¿Cómo se vincula esta situación con los Kirchner?

En los audios Balado decía que su sobrino era el administrador de Máximo Kirchner y pensamos que puede venir por ahí el secuestro de Marcela, pero él (por Balado) tiene que dar explicaciones a la Justicia de lo que está grabado. Yo no sé si hay plata o no hay plata. Vimos cargando unas cajas que se parecían a las que vimos nosotros con dólares.

¿Por que no lo denunciaron antes al hallazgo de dólares?

No tenía sentido, no queríamos ser nosotros los que hiciéramos público. Es un peligro para la vida de José Luis Balado, para la hija de Marcela y para mí. ¿Quién va a tener millones de dólares guardado en el patio de una casa sin seguridad ni nada? Es indudable que es plata ilícita, sino estaría en el Banco. Capaz que Marcela se había enterado que estaban poniendo en circulación esa plata. No queríamos decirlo. Porque eso en la prensa iba a hacer mucho ruido y el tema de Marcela López no se iba a escuchar. Los organismos feministas del país jamás me llamaron para preguntarme por Marcela López, ni los organismos de DDHH nacionales.

Mariela Arias