Foto artículo Mario Por Mario Novak,  periodista. Una silla centenaria nos remite a unas de las tantas historias dentro de la historia. Este pequeño mueble fue testigo y protagonista del manejo tendencioso de la información de un ganadero periodista en la Patagonia Rebelde. En el convulsionado escenario de las huelgas rurales, Américo Berrando, escribía sus cables informativos telegrafiando al Diario La Prensa. En estos despachos  magnificaba el accionar de algunos huelguistas acusándolos de saqueadores, bandoleros, incendiarios y violadores. Repudiando su proceder, los huelguistas toman el correo de Río Chico, labran un acta y exigen los archivos de telegramas y comprueban así los infundios de  Berrando.. La partida de obreros se dirigió a su establecimiento ganadero dirigidos por el «ruso» León, destruyendo los muebles, colchones, loza y cristalería, “repintando las paredes de la casa del mencionado corresponsal, y luego de tomarse un café con leche y repartirse los habanos, Ie dijeron al encargado: «¡Digale a su patrón que ahora si puede escribir a Buenos Aires que somos bandoleros!». Estos documentos se encuentran contenidos en el Tomo II del Libro “La Patagonia Rebelde” del escritor y periodista Osvaldo Bayer. La silla, donde Berrando se sentaba a escribir sus diatribas en contra de los peones rurales, aún se conserva en la casa de la señora Hena Merelles, en la localidad de Gobernador Gregores. Hablamos con Hena que nos atendió deferentemente, indicándonos que esta silla permanece como un legado de aquellos episodios históricos de 1921. Le fue obsequiada por Berrando  a su padre, Arturo Merelles Gomez, carrero en la época de la huelga. Con los años, su padre llegó a tener una estancia en la que Hena se crió escuchando los relatos de la huelga en charlas con su padre y otros protagonistas que ya no viven. Este era uno de ellos y el que más curiosidad ha causado por lo histórico de la anécdota. El reclamo de Berrando por los desmanes causados por los huelguistas llegó al gobernador Correa Falcón y quedó registrado en la historia, no solo por la petición en sí.  El contenido racista y discriminatorio es lo que más impacta en el contenido del Telegrama que destacamos en este artículo, donde califica a los obreros como “errores de la naturaleza”. * Mientras tanto, en Gobernador Gregores, doña Hena Merelles a sus 84 años años sigue siendo custodia de la silla que pasó a la historia como testigo y protagonista de las huelgas rurales. * Nota del Gobernador del Territorio Nacional al Jefe de Policía, en la que se transcribe nota del estanciero Américo Berrando (que califica a los revoltosos como errores de la naturaleza), y recomienda proceder enérgicamente, en contra de los denunciados ( Archivo Historico de Santa Cruz ).