*Por Javier Stoessel, abogado El Tribunal Superior de Justicia guarda silencio sobre la violación de derechos civiles y políticos: A pocos días de finalizar el año, el Tribunal Superior de Justicia sigue sin pronunciarse sobre cuestiones fundamentales que estaban para su tratamiento: *Acceso a la información pública: Los diputados de UPVM exigían que se les permita el acceso a la información presupuestaria. Con fallo favorable de primera y segunda instancia, jamás se pronunció y el año ya termina, sin que se permitiera acceder a la información. Con ello, se concretó la violación de derechos fundamentales con el silencio del Tribunal, que hoy se reconocen en cualquier jurisdicción de nuestro país, menos en Santa Cruz. *Integración del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados: el TSJ constituyó ilegalmente el Jurado que debe intervenir ante las denuncias contra los jueces. Con 7 letrados interpusimos amparo que obtuvo sentencia favorable en primera y segunda instancia, que ordenaba su constitución conforme a derecho, sin embargo el tribunal no cumplió la sentencia e interpuso un recurso para que el mismo Tribunal resuelva la situación ilegal por él creada. Sin embargo, no se pronunció y jamás se hizo el sorteo –que es anual-. Se anuló de este modo el mecanismo de control sobre la actuación del poder judicial. *JURY BUSTOS: continúa sin expedirse luego de un año y medio, sobre el pedido de juicio político a la Dra. BUSTOS, efectuado por el Gremio Judicial. Se la acusó de maltrato laboral reiterado y mal desempeño en sus funciones. Nada para decir por el Tribunal. *Inconstitucionalidad del Convenio de Endeudamiento por $ 4.400.000.000. Se hizo lugar al amparo presentado por los diputados UPVM, en primera y segunda instancia, por haberse aprobado el endeudamiento por mayoría simple, cuando la Constitución dice claramente que son dos tercios. La entonces Fiscal de Estado (Abbona) interpone Casación y allí descansa el expediente sin pronunciamiento. *Inconstitucionalidad del Endeudamiento por $ 10.000.000.000: la sesión del humo, cuando luego de desalojados, se voto el endeudamiento millonario de Santa Cruz. Se rechazó la demanda en Cámara. Hoy el Tribunal sigue sin expresarse sobre el recurso de casación interpuesto por los diputados de UPVM. Hay muchos sectores a quienes no les preocupa la institucionalidad. Y efectivamente, con estos fallos “no se para la olla” (como se alegaba pretendiendo ser graciosos frente a un reclamo republicano), pero sin Poder Judicial, sin Justicia independiente, y sin poderes republicanos de verdad, jamás saldremos de la miseria sin sentido que generó este modo de gobernar en una provincia llena de recursos, en Santa Cruz; donde cuesta explicar cómo llegamos a este estado, donde ya ni siquiera se puede saber cuándo se cobra el sueldo, y fue la ausencia de los mecanismos de control –entre ellos el Poder Judicial- lo que permitió semejante avance sobre los derechos civiles, laborales y políticos. Solo quedan 5 días. Sería alentador que el Tribunal resuelva.