IMG-20170106-WA0056

Garage allanado al lado de la sede Negocios Patagónicos. Foto: Mirtha Espina

LA NACION / RÍO GALLEGOS.- Un garaje con paredes sin revocar, un portón de madera y hierro y techo de chapa. Quizás eso sea el hallazgo más importante de los dos allanamientos ordenados ayer aquí por el juez federal Claudio Bonadio . Allí, detrás de muebles abarrotados, aparecieron cajas con facturas, tickets y documentación de Negocios Patagónicos SA, una pieza más del rompecabezas comercial de la familia Kirchner y que el juez espera reconstruir. Para lograrlo, Bonadio había nombrado en diciembre a interventores informantes en seis compañías de Lázaro Báez y Cristóbal López , además de nombrar un interventor para la sucesión Néstor Kirchner y otro en Los Sauces, la sociedad de Cristina Kirchner que se dedica a alquilarles propiedades a Báez y a López. Los interventores informantes trabajan desde hace veinte días en rastrillajes en el Grupo Indalo e Indalo Media, Austral Construcciones, el Grupo Báez, Idea SA y Negocios Patagónicos SA. Sin embargo, hasta ahora no apareció documentación específica, según confirmaron fuentes judiciales a LA NACION. Esto habría motivado los allanamientos en forma simultánea y de manera sorpresiva en las sedes de Río Gallegos. Bonadio había intervenido las empresas ante la sospecha de que los fondos que circulan entre los Kirchner, Los Sauces, Báez y López responden a maniobras de lavado de dinero. Osvaldo Sanfelice, que estuvo a cargo de la administración de los hoteles de los Kirchner, es uno de los nombres que se repiten en el mapa de relaciones y vínculos entre las empresas investigadas. Los allanamientos fueron realizados por efectivos de la policía federal de esta ciudad, en la sede comercial de las dos empresas que tienen a Sanfelice como accionista. En la sede de Negocios Patagónicos SA descubrieron un garaje con documentos, pero no trascendió si hubo secuestros en la inmobiliaria Sanfelice, Sancho & Asociados, sede comercial de Idea SA, donde se administran muchas de las propiedades de los Kirchner. Bonadio no logró aún reconstruir cómo se cruzan las operaciones comerciales entre las empresas de Báez, López y los Kirchner. Hasta el momento no halló ni una sede física que agrupe esos negocios: no está ni en la inmobiliaria que comparten los Kirchner con Sancho y Sanfelice, y que ayer allanó, ni en el hotel Alto Calafate, ni en el estudio contable de Víctor Manzanares. Son todas piezas de un rompecabezas que le quita el sueño a los investigadores. Por eso, el juez avanza con las empresas que operan con todos ellos. Es decir, recorre el camino en un nuevo sentido. La hipótesis de los investigadores es que tanto Báez como López alquilaron inmuebles de los Kirchner para, de ese modo, canalizar el supuesto pago de los retornos -coimas- o facilitar el presunto lavado de dinero negro de esa familia. Bonadio quiere conocer los libros, las facturas, los documentos, acuerdos, cualquier documento que referencie nexo comprobable entre ellos. Algo de todo esto apareció ayer en el garaje sobre la calle Oscar Smith, en Gaucho Rivero, en el mismo predio donde se encuentra una antena de radio. Un dato curioso: si bien los efectivos ingresaron sin demoras al domicilio de Maipú 2255 -una casa de barrio sencilla color amarillo-, sede de Negocios Patagónicos SA y también conocido por retransmitir desde allí una radio FM, tardaron más de media hora en ingresar al garaje lindante a la casa. Argumentaron que no tenían la llave. Un hombre vinculado a Negocios Patagónicos SA les alcanzó la llave tras media hora de espera de los efectivos. La policía se encontró con un recinto abarrotado de muebles de cocina, heladeras, mesadas, armarios nuevos y sin uso. Detrás de esos muebles aparecieron las cajas etiquetadas. En una, según pudo comprobar LA NACION, un letrero escrito a mano indicaba: «Ne.Pa. Aeropuerto. Rollos. Testigos». Es que Negocios Patagónicos SA tiene entre sus múltiples actividades, la explotación comercial de la playa de estacionamiento del aeropuerto internacional de Río Gallegos. Otro negocio al que accedió Sanfelice, ayudado por sus vínculos. Allí cobra 25 pesos la hora de estacionamiento. Lo cierto es que ambos domicilios, la sede de Negocios Patagónicos SA y de Idea SA, ya fueron allanados en la causa Hotesur, cuando Bonadio oficiaba como juez en la causa. El allanamiento procuraba el hallazgo y secuestro de documentos, comprobantes y libros contables de las dos sociedades, ambas con reportes de operaciones sospechosas (ROS) de presunto lavado de dinero, según informó la UIF.-