Alicia mirada perdidaPor Héctor Barabino.- Transcurre el tercer mes del año y el gobierno de Alicia Kirchner aún no dio ninguna señal de recuperación respecto de un 2.016 atravesado por el conflicto permanente que dejó un saldo negativo en los asuntos de fondo de la gestión: la educación, la Salud, y la economía provincial, retrocedieron a niveles alarmantes. Marzo inauguró el pago desdoblado a jubilados, lo que no sucedía desde diciembre de 1.991 cuando Néstor Kirchner inauguraba su primer mandato de gobernador reteniendo y recortando sueldos y aguinaldos a activos y pasivos. Aún hoy no terminó de percibir sus haberes la totalidad de los pasivos, a pesar de la protesta y la ocupación del edificio de la Caja de Previsión que forzó el pago. Para los activos el panorama no es muy distinto, es peor.  El gobierno todavía siquiera informó cuando inicia el particular calendario de pagos fuera de término, con tope,  escalonados, y arbitrariamente sectorizados que impuso como uso y costumbre. Un hecho que pasó inadvertido fue que este año el gobierno ni siquiera inauguró formalmente el ciclo lectivo 2017 que según el calendario anunciado por el Consejo de Educación comenzaría el lunes 06 de marzo. Más allá del paro resuelto por la Adosac para el 6 y 7 de marzo que se extiende hasta hoy en adhesión al paro internacional por los derechos de la mujer, no se realizó ninguna ceremonia oficial dando inicio al año escolar como fue históricamente aún en medio de huelgas de maestros. Para colmo la máxima autoridad de la Educación en la provincia renuncia sin más motivos que las consabidas «razones personales», dejando atrás una gestión signada por el récord de días sin clases, y sin fecha de convocatoria a paritarias. Con este cuadro de situación la reciente convocatoria a un «Acuerdo Social Santacruceño», que lanzó la gobernadora el 1 de marzo ante la legislatura, se parece más a un enunciado de deseos con la mirada puesta en un horizonte irreal,  que a una decisión concreta de superar los escollos que se multiplican delante de sus ojos.