Dipus K Ni Una MenosLa foto muestra las bancas de los legisladores del Frente para la Victoria y La Cámpora durante un cuarto intermedio en la sesión de la semana pasada. Un cartel que reclama a Nación fondos para la provincia entre afiches con consignas en contra de la violencia de género. Uno de estos asientos lo ocupa el presidente del bloque oficialista, Matías Mazú, quien acaba de poner en dudas si realmente las cuatro jubiladas que fueron brutalmente agredidas por Ariel Ivovich y su hermano, efectivamente fueron golpeadas  o «si se hicieron golpear», (el encomillado es nuestro),  le faltó decir al legislador. A Mazú le pareció «una cosa terrible» lo que hicieron las jubiladas «al seguir a un funcionario a la casa del hermano, entrar con la excusa de una notificación, dos ex funcionarias judiciales, ex juezas, con dos policías retiradas con una notificación que se había hecho a la mañana. La verdad, me pareció vergonzoso», declaró a Radio NEF según reproduce hoy el diario Nuevo Día. Sobre la golpiza del funcionario a las jubiladas, expresó: «Dicen eso. Yo no estuve y no es lo que a mí me contaron», sostuvo. Para Mazú «en una situación tan difícil como en la que estamos, cualquier cosa genera roces y esto de ir a la casa de un familiar de un funcionario, indudablemente genera violencia», justificó. Los afiches pegados en las bancas del FPV no revelan doble mensaje, destilan hipocresía.