RÍO GALLEGOS.- La diputada Gabriela Mestelán opinó sobre el panorama educativo provincial, y advirtió que «lejos de avizorar horizontes despejados de conflictos», en 2019 se van a profundizar y a generar otros nuevos. La legisladora pidió a la gobernadora, Alicia Kirchner, que «tome decisiones y cambie las autoridades» de Educación.   Por Gaby Mestelán.- El panorama educativo, lejos de avisorar horizontes despejados de conflictos pareciera que va a profundizarlos y a generar nuevos. Hace rato venimos sosteniendo, desde Encuentro Ciudadano, que las autoridades del Consejo Provincial de Educación están sacando la educación de la escuela. Están debilitando los vínculos intrainstituciones limitando cada vez más la autonomía de gestión que se enmarca en la garantía establecida en la Ley Provincial de Educación. Están debilitando los vínculos interinstitucionales, al tomar de modo permanente medidas improvisadas y unilaterales. Debemos ser el único lugar en el mundo donde en el día del estudiante los chicos tienen que ir a la escuela. Donde en el receso de verano los directivos tienen que hacer guardias con presencia efectiva. Donde el día antes de comenzar las vacaciones de invierno pretenden cerrar una escuela de 30 años de trayectoria como la “Escuelita del Río”. Donde designan interventores en instituciones como el Conservatorio de Música o el INSET que tienen sus mecanismos de elección democrática de autoridades en vigencia plena. Una provincia donde los funcionarios pareciera que sólo pueden recorrer las escuelas cuando están vacías. Donde siempre muestran fotos de lo que van a hacer pero nunca muestran lo que terminaron haciendo, que generalmente son parches. Y tal vez lo más grave: una provincia donde se gobierna la educación con resoluciones de presidencia en lugar de acuerdos de consejo y donde el calendario escolar se define un 20 de diciembre, exactamente el día en que comienzan las vacaciones. A todo lo “reseñado” se suma el presentismo encubierto, sin duda alguna repudiable. Se suma la incertidumbre, a dos semanas de la llegada de los alumnos, de no saber con cuántas materias se podrá pasar de año. Se suma el llamado a inscripción de un concurso del que no se conocen las condiciones y con listados provisorios para los cuáles habrá 10 días para hacer reclamos a días del inicio del ciclo lectivo, lo cual ya anticipa un panorama por lo menos caótico. Qué decir? Que las autoridades educativas evalúen si no es tiempo de dar un paso al costado, o tal vez es tiempo de que la Gobernadora les pida que lo hagan. La Presidenta del Consejo profesora Velázquez ha sido recientemente procesada y embargada por irregularidades en el manejo de fondos públicos. La profesora Benedetto dice en declaraciones públicas: “tenemos en cuenta no perjudicar al docente”, cuando efectivamente lo hacen de múltiples maneras permanentemente. Por convicción educativa o por conveniencia política urge que las autoridades del C.P.E dejen de provocar más daños de los que tenemos, y que ni siquiera aceptan que existen!! Urge que desanden tanto empecinamiento, autoritarismo y arbitrariedad. La educación es un acto político, no partidario, sino político porque implica una manera de concebir, de mirar, de abordar la educación. Y por eso requiere intencionalidad explícita y planificación. Necesita políticas públicas construidas con todos los actores que participan del hecho educativo, de manera consensuada y previsible. Necesitamos tener garantizado el derecho a la salud para poder tener vida, y necesitamos tener garantizado el derecho a una buena educación para poder vivir en libertad y convivir humanamente a lo largo de toda nuestra vida!!! Sra Gobernadora: tome decisiones, para democratizar el sistema educativo hay que cambiar sus autoridades.