R

«Más cerca, más Municipio, mejor País, más Patria», reza el cartel en el obrador frente al autódromo

RÍO GALLEGOS.- Fueron licitadas en agosto de 2013 por el entonces intendente Raúl Cantín a través del plan «Techo digno», impulsado por el Ministerio de Planificación de la Nación. El presupuesto fue de 91 millones de pesos que se canceló en su totalidad, e incluso se adicionaron pagos, pero las obras no se concluyeron. «Más cerca, más Municipio, mejor País, más Patria», era el pomposo nombre del proyecto que a través de los municipios impulsó el gobierno de Cristina Fernández, de la mano de dos funcionarios hoy sometidos a proceso judicial, Julio De Vido, y José López. Abundan las denuncias de corrupción en todo el país por el desvío de fondos destinados al programa habitacional, ya sea para otros gastos municipales, o directamente por el faltante del dinero. En Río Gallegos las 250 viviendas comenzaron a construirse en febrero de 2014, pero a mediados de 2015 se interrumpieron sin que se conozcan las causas, ya que según el actual intendente Roberto Giubetich, «los fondos para realizarlas vinieron dos veces”.  El jefe comunal explicó que el dinero «la gestión de Cantín los utilizó para otra cosa”, y reveló que «hoy quedan en las cuentas menos de 5 millones de pesos que tendrían que alcanzar para terminar todas las viviendas”, y que las mismas se encuentran en escaso estado de avance de obra. Licitación múltiple Para «darle más transparencia» a la licitación, la obra se desdobló en doce licitaciones de 20 viviendas cada una, y una licitación por 10 viviendas, por un valor total de 91 millones de pesos, unos 360 mil pesos cada casa de 60 metros cuadrados, montada sobre un predio de 29  hectáreas que originalmente pertenecían a la Armada Argentina y que la Agencia de Administración de Bienes del Estado cedió al municipio de Río Gallegos. Las empresas constructoras son: Acri SA; Proalsa SRL; Permaco SRL; y Chimen Aike SA. Con ellas el municipio deberá definir si continúan las obras o no, toda vez que si bien hay un contrato vigente, antes de reanudar los trabajos deberá establecerse entre otros puntos, las razones de la paralización de las obras, si los montos pagados coinciden con las certificaciones, y aclarar pagos fuera de presupuesto como el de un movimiento de suelos por el cual se pagó más de 7 millones de pesos. Otro punto a definir es quien absorberá los nuevos costos de construcción, toda vez que cuando se presupuestaron las viviendas en 2012,  el metro cuadrado costaba $6.000, y hoy ese valor está estipulado, en al menos, el doble. Las irregularidades fueron comunicadas a Nación El intendente Giubetich señaló que enviaron la información a la Secretaría de Viviendas y Hábitat, «porque fueron ellos los que transfirieron los fondos a medida que recibían los certificados». Expresó que «en el caso de la duplicación de fondos, es algo que fue visado, acordado y concretado todo en la gestión anterior, que terminó autorizando un incremento de fondos para cubrir lo que no estaba, por lo que no hay nada que hacer”, señaló el jefe comunal. “Acá vino gente de Vivienda a evaluar la obra y le presentamos las obras, pero el agravante que hoy tenemos es que el desarrollo de esas obras está montado sobre terrenos que no tienen servicios, ni luz, ni agua, ni gas, ni cloacas, por lo cual dotar de ellos a esas viviendas significa tener que contar con el financiamiento adicional para poder hacerlo, porque no está contemplado en el proyecto original”, indicó el intendente a La Opinión Austral. “Más cerca, más Municipio, mejor País, más patria”,el eslogan de De Vido, y José López Cómo sucedió con el natatorio municipal que costó más de $40 millones, y hoy no fuciona como tal por fallas estructurales de construcción; o el gimnasio polideportivo municipal que se licitó por $23,5 millones y ni siquiera se inició, el Plan «Techo digno» está denunciado en varias provincias por irregularidades similares a las que señalaron las autoridades municipales de Río Gallegos. En Córdoba salió a la luz una estafa con un plan de 52 viviendas por $12 millones que también se canceló en su totalidad, incluso con aportes de los supuestos beneficiarios, y que no se concluyó. Entre las constructoras del Plan 250 viviendas en Río Gallegos también existen antecedentes de irregularidades. Permaco S.A. fue denunciada recientemente por el Municipio por fallas y sobreprecio en obras en playones deportivos.