sesion RLa diputada Roxana Reyes denunció que en dos oportunidades las autoridades de la Cámara de Diputados sin mediar notificación previa, le impidieron ingresar a la legislatura para cumplir con sus funciones parlamentarias. El 24 de junio, Reyes se dirigió a la Cámara donde un policía que cumplía funciones de seguridad le transmitió que «tenía órdenes de no permitir el ingreso al edificio», sin embargo según la diputada en ese momento «en el interior del edificio había personas trabajando«, según hizo constar ante escribano público, se trataba de «personal de tesorería», de acuerdo a los dichos del policía. Nuevamente el viernes 01 de julio la legisladora vivió una situación similar cuando junto a su par Alberto Lozano y a un grupo de asesores, esta vez logró ingresar a su despacho, pero a los pocos minutos se presentó personal de seguridad y le exigió retirarse del lugar, también argumentando «órdenes de los superiores». El diputado Lozano se manifestó «muy preocupado por el autoritarismo con el que se manejan Pablo González y los miembros de LA CAMPORA», y denunció que «desde el oficialismo esconden documentos públicos, como la versión taquigráfica de la ultima fallida sesión y todo tipo de material al respecto, pero luego lo utilizan como prueba ante la justicia».  Cabe recordar que mientras trancurría la sesión el pasado 23 de junio, el recinto fue desalojado debido a los incidentes protagonizados por policías y estatales,  cuando desde el interior del edificio los uniformados dispararon con balas de goma contra las personas que se manifestaban en la calle. Fue durante este incidente que legisladores del FPV quienes permanecieron en la legislatura, regresaron a sus bancas y sin la presencia de la oposición votaron las leyes de endeudamiento que hasta ese momento no contaba con quórum propio para su aprobación.