13307375_10209556576695530_1885182412583208192_nRÍO GALLEGOS.- Una iniciativa del concejal Evaristo Ruiz (UCR) busca conocer las causas por las cuales se desestimaron o archivaron trámites «sin aplicación y cobro de multas; con boletas adulteradas en forma posterior a haber sido confeccionadas«, durante la gestión del ex intendente Raúl Cantín, cuando el responsable del Juzgado de Faltas era Martín Medvedof. «Se encontraron 23 expedientes irregulares más, que se suman a los 7 iniciales, y todos con falencias graves en el trámite», señala Ruiz,  y agrega que “en todos los casos se trataban de secuestros de automotores por estado de ebriedad, inhabilitación para conducir, falta de seguros, e incluso casos de fuga a los controles», detalló el concejal. El pedido de auditoría sobre los expedientes «surge a partir de la presentación espontánea de vecinos para solicitar un libre deuda, ante lo cual surgió que las multas correspondientes nunca fueron ingresadas al Tesoro municipal», denuncia el edil radical. Las auditorías solicitadas pretenden alejar sospechcas, “deben existir muchos más casos de expedientes cuyo trámite no avanzó normalmente hacia una sentencia y posterior ejecución, pese a que seguramente debieron aplicarse y cobrarse cuantiosas multas, las que dejaron de ser percibidas bajo extrañas circunstancias”, manifestó Evaristo Ruiz. Los casos que se piden investigar corresponden al 2015, durante la Intendencia de Raúl Cantín, quien tras su renuncia a mediados de ese años, fue reemplazado por el entonces presidente del Concejo Deliberante, Pablo Grasso, actual presidente del Instituto Provincial de la Vivienda. Por entonces estaba a cargo del Juzgado Municipal de Faltas,Martín Medvedof. De acuerdo a los fundamentos del proyecto, el pedido se basa en el informe presentado por el propio Juzgado Municipal de Faltas al Concejo Deliberante, en respuesta a una resolución aprobada por el parlamento comunal el pasado 2 de junio a instancias del concejal Evaristo Ruiz, a raíz de conocerse la detección de graves irregularidades en expedientes tramitados ante el Juzgado ese año, que en muchos casos terminaban con la desestimación del trámite y archivo de los pendientes sin aplicación y cobro de multas, con boletas adulteradas en forma posterior a haber sido confeccionadas. Considerando la gravedad del hecho y que la propia jueza de Faltas indica la necesidad de que se concrete una auditoría general “es que propiciamos que se forme una comisión auditora especial, con personal ajeno al Juzgado de Faltas, que estará integrada con al menos un miembro de profesión abogado, invitando al Tribunal de Cuentas de la provincia, ante la sospecha de un posible perjuicio patrimonial al Tesoro municipal, dada la falta de aplicación y percepción de multas de importantes montos, ya que en todos los casos se trataban de faltas gravísimas.”