Gabriela MestelánSorpresivamente en la sesión de hoy el propio kirchnerismo dejó sin quórum la sesión que debía aprobar dos proyectos de ley propiciados por el gobierno, la «extranjerización» de los empréstitos por $10 mil millones, y la renegociación del contrato con la petrolera GNC, que ingresaría a las arcas un cánon de 6 millones de dólares. Al respecto la diputada Gabriela Mestelán señaló, «para evitar confusiones, debemos decir que el kirchnerismo tiene quórum propio, es decir, tiene la mitad más uno de los votos que se necesitan para sesionar. Por lo tanto son ellos los que tienen que explicar por qué no pudieron contar con sus propias manos en la sesión«, indicó. En cuanto a la ausencia del bloque de la oposición en el recinto, Mestelán remarcó,  «Lo hicimos como una manera de marcarle un límite al kirchnerismo. En esta Cámara sólo se trata lo que ellos quieren y de la manera en que ellos quieren. No aceptan discutir ni un punto ni una coma de los temas importantes que afectan a Santa Cruz», argumentó. Prórroga de áreas petroleras En la frustrada sesión, se debía tratar la prórroga de la concesión a la petrolera CGC (Compañía General de Combustibles), quien en 2015 adquirió una serie de áreas hidrocarburíferas que estaban en manos de Petrobras. La mayoría oficialista ya había dado despacho favorable al proyecto de prórroga de concesión enviado por el Ejecutivo. «Esta renegociación del gobierno con CGC no beneficia a los santacruceños», enfatizó la legisladora de Encuentro Ciudadano, «Petrobras vendió sus áreas en Santa Cruz habiendo incumplido el contrato, ya que nunca hizo las inversiones que debía. Sin embargo, el gobierno convalidó esta operación con CGC, quien adquirió los activos de Petrobras el año pasado», manifestó. Explicó que «En el proyecto enviado por el gobierno, se calcula un canon de prórroga de 6 millones de dólares, cuando en 2013 Petrobras hablaba de 23 millones, y no se explica cómo se llega a ese número», cuestionó. Recordó que en febrero la propia empresa anunció el descubrimiento de un nuevo yacimiento que superaría los 50 millones de barriles. ¿Cómo se explica que la empresa gana en la proyección de su negocio pero a su vez se achica el canon de prórroga?», se preguntó la diputada.