Caleta secaCALETA OLIVIA.- Vecinos autoconvocados realizarán hoy una marcha de protesta a partir de las 10 de la mañana frente al Gorosito, por la falta de agua potable, y «si es necesario» pedirán por la renuncia del titular de la empresa de servicios públicos, Pedro Tamburo. «Una vez más tenemos que ser nosotros quienes vayamos al frente, debemos hacer oír este grito de lucha, ¡queremos agua!», declaman los habitantes de Caleta Olivia. Cuestionan al presidente de Servicios Públicos, «queremos que se ponga a una persona que respete y trabaje por Caleta Olivia», señalan los autoconvocados quienes amenazan con pedirle la renuncia a Tamburo. Pedirán a los legisladores nacionales que «fijen postura y acciones» respecto de la obras hídricas necesarias para atender la crisis histórica del agua, y reclamarán al gobierno provincial que interceda ante la Sociedad Cooperativa Popular Limitada de Comodoro Rivadavia, para que «exija que eleve el caudal, y de cumplimiento del suministro de agua a Caleta Olivia», manifiestan los vecinos. Los problemas de agua en la zona norte santacruceña son crónicos, y solo en Caleta Olivia afecta a más de 70 mil familias que deben sufrir las reiteradas roturas del acueducto del Lago Munster, Chubut,  que provee de agua a la ciudad. Promesas escritas en el agua Si bien antes de culminar su mandato en diciembre de 2015 la entonces presidenta Cristina Fernández incluyó en el presupuesto 2016-2018 la construcción del Acueducto Lago Buenos Aires con un presupuesto de 11.600 millones, lo cierto es que tras 12 años en el poder nacional, y 25 años de gobierno del Frente para la Victoria en Santa Cruz, y en el municipio, Caleta Olivia vivió de promesa en promesa, una solución de fondo a la crisis del agua. La empresa CPC comencó en 2013 la construcción de un acueducto paralelo a un costo de $329 millones, para reemplazar al existente inaugurado en 1999 bautizado “el mas grande de la patagonia” a un costo de U$S 125 millones que lleva agua del Lago Muster en Chubut hasta Caleta Olivia, con 223 km de extensión. En julio de 2013 el propio gobernador Daniel Peralta le respondía a los diputados de La Cámpora que querían interpelar al Presidente de Servicios Públicos “el acueducto se rompió mas de quinientas veces en quince años” denunciaba el mandatario señalando a los responsablesables del deterioro de la obra. En plena campaña electoral el entonces ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, volvió a arremeter con la promesa del agua con un mensaje extorsivo: “La garantía para que estas obras se hagan es que Alicia sea gobernadora, Zannini vicepresidente y Máximo diputado nacional” fue el mensaje sin indirectas del hoy procesado De Vido. En marzo de este año se cayó la licitación de la obra «por falta de oferentes». La información se conoció a través de El Mercurio de Chile, “Fracasa licitación de acueducto en lago binacional y Macri reevalúa proyecto”, publicó el diario trasandino. “Fue declarado desierto, porque no se presentó nadie”, confirmó a “El Mercurio” el vocero de la Secretaría de Obras Públicas, Sergio Levit, quien  además adelantó que “el actual gobierno del Presidente Macri va a evaluar ahora si este proyecto es conveniente o no para el plan nacional de aguas que se está elaborando”. Hoy por hoy, no existe ninguna obra en construcción, y las permanentes interrupciones en el suministro suelen ser producto de roturas, o de baja de caudal. La sensación en Caleta Olivia es que la provincia se desentendió del tema, y dejó en manos de Nación la solución de un problema que lleva más de 25 años de vigencia. El diputado Sergio Bucci comentó a Winfo Santa Cruz que «Cuando Tamburo estuvo en la cámara de diputados y cuando fue a Caleta dijo que no estaba de acuerdo con una emergencia hidrica y prometió que según el estaba casi listo un plan, que se llamaba PAV plan de acción de verano. Una mentira más de Tamburo», señala el legislador.