Alicia con gobernadores Urgida por el calendario de pagos de diciembre, y cuando aún no termina de abonar los salarios de noviembre, Alicia Kirchner aprovechó la reunión de gobernadores convocada por Nación para tratar Ganancias,  para desahogar su enojo contra Macri: «Santa Cruz está incendiada», descargó la gobernadora desde la otra punta de la mesa frenttea los ministros nacionales. La mandataria le reprochó al ministro de Interior Rogelio Frigerio.»Habíamos acordado cosas que no cumplieron», en referencia al descuento de $840 millones de pesos que en junio Nación envió a la provincia para el pago de aguinaldos. Más preocupada por la coyuntura en su provincia que por el proyecto que modifica Ganancias, motivo central de la reunión, Alicia Kirchner reveló ante sus pares que tiene dificultades para afrontar el pago de salarios a estatales.  15665775_369285553426166_8476377841064783531_n«De autocrítica, nada», deslizó ante LA NACION un gobernador que la miraba desde el otro lado de la mesa. Rodríguez Saá volvió a dar la nota: advirtió que la reforma de Ganancias es inconstitucional porque modifica la ley de coparticipación y prometió llevar el tema a la Justicia. Ninguno de sus pares coincidió. La reunión la encabezaron los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, de Trabajo, Jorge Triaca, y de Economía, Alfonso Prat Gay, fueron ellos quienes escucharon atentamente los padecimientos financieros que expuso la gobernadora de Santa Cruz. ALicia se quejó por “los descuentos a los reembolos por puertos patagónicos y del precio del barril de petróleo, que decidió Nación en estos últimos días», según informó el propio gobierno provincial. Reconoció que tenía dificultades para pagar sueldos, y que las quitas generan una “asfixia en las provincias” y que de ninguna manera podían poner a los gobernadores en la “falsa dicotomía entre trabajadores y provincias” porque ella, aseguró: “siempre defenderá los derechos de los trabajadores y de su provincia”.