Alicia con jubilada Desde que Néstor Kirchner asumió la gobernación en 1991, no solo comenzó una sistemática política de desfinanciamiento de la caja de jubilaciones provincial, también una paulatina quita de derechos y beneficios al sector pasivo con la paradójica excusa de «no desfinanciar el sistema previsional». La lista de los ajustes Suspensión de los préstamos personales que otorgaba el organismo. Eliminación del beneficio de un pasaje aéreo anual, equivalente al valor de un vuelo a Buenos Aires ida y vuelta. Aplicación de un «aporte solidario», que recorta el haber jubilatorio entre un 7 y un 12 por ciento. Cuando asumió Alicia Kirchner prorrogó el pago de haberes de diciembre hasta el 5 de enero mientras atesoraba un plazo fijo de más de 1.200 millones de pesos. En junio volvió a escamotearles el pago, esta vez del aguinaldo que recién canceló un mes más tarde, el 20 de julio, y luego de que los pasivos tomaran el despacho del presidente del organismo.  Tras este último incidente el gobierno oficializó que los pasivos ya no percibirían más sus haberes entre los días 20 y 22 del mes, como fue históricamente, sino que se se cancelarían «el último día hábil del mes», según la promesa del ministro de Economía Juan Donnini a la vocal Susana Ruiz. De haber cumplido con su palabra el gobierno tendría que haber cancelado ayer jueves los haberes de diciembre en virtud del asueto administrativo dispuesto por el gobierno para hoy por las fiestas de fin de año. Ahora deberán esperar al menos hasta el martes de 03 de enero.