Embrujo“El Federalismo ¿dónde está?”,  se preguntó la gobernadora Alicia Kirchner en referencia a la decisión del Gobierno Central de destinar $25.000 millones a la provincia de Buenos Aires. La mandataria habló en el marco a su visita a Los Antiguos donde entregó al municipio fondos gestionados ante el Consejo Federal de Inversiones (CFI) para afrontar los gastos de la Fiesta Provincial de la Cereza. Alicia Kirchner reveló que, según le informaron, $15.000 millones de ese monto son fondos girados por déficit y $10.000 millones en concepto de bonos. En ese contexto enfatizó: “No digo que a las provincias no haya que ayudarlas y seguramente a la provincia de Buenos Aires también corresponda hacerlo», señaló la mandataria, y recordó que «tanto Néstor como Cristina ayudaron siempre, no sólo a la provincia de Buenos Aires sino también a todas las provincias del país”, remarcó la Gobernadora. Volvió a responsabilizar al gobierno de Mauricio Macri por la realidad de Santa Cruz : «Todos los proyectos que teníamos pensado desarrollar, fueron suspendidos», denunció, aunque seguidamente lanzó una frase optimista, «Pero no quedan suspendidas nuestras ganas ni nuestras fuerzas de seguir transformando Santa Cruz”. El gobierno espera que lluevan bonos El envío de fondos a la gobernadora María Eugenia Vidal provocó la reacción del gobierno de Santa Cruz que se encuentra gestionando deuda por 10 mil millones de pesos, cuyo primer tramo intenta hacer efectivo con la emisión de U$S350 millones en bonos externos, unos $5.700 millones,  para cubrir el déficit de más de $6.200 millones presupuestado para el corriente año. Además la provincia tiene que devolver a Nación los $4.500 millones que en 2015 la entonces presidenta Cristina Fernández giró a Santa Cruz para sueldos, y que en mayo de 2016 la legislatura transformó en empréstito cuya primera cuota vence en enero de este año.