Conciliación Uocra UTELa reunión que debía tratar la reincorporación de los 328 despedidos de la obra de las Represas estaba pactada para las 11 de la mañana en la Secretaría de Trabajo, pero la ausencia de la empresa hizo fracasar la audiencia. La misma se pospuso hasta el jueves 26 de enero. Se debió a una agresión que sufriera el funcionario de la UTE que arribó a Santa Cruz para participar de la reunión. A la hora señalada estuvieron presentes las autoridades de Trabajo, funcionarios de Vialidad provincial, y los delegados de Uocra, sin embargo pasada la media hora de tolerancia no concurrió el representante de la UTE Represas Patagónicas, lo que obligó a suspender la audiencia. Según pudo conocer Winfo Santa Cruz, la ausencia de la empresa se debió al malestar que provocó un incidente que tuvo lugar anoche en el aeropuerto local, cuando unos cuarentas manifestantes de la Uocra fueron a abuchear al representante de la UTE que venía  a participar de la reunión de conciliación. «Hubo agresiones verbales y hasta físicas», contó un testigo. Consultado al respecto el secretario de Acción Social de la Uocra, Carlos Romero confirmó los incidentes,  aunque relativizó los incidentes, «las agresiones no llegaron  a mayores»,  señaló el dirigente. El gobierno confirmó la agresión y anuncia la marcha atrás de los despidos A través de un comunicado el gobierno provincial informó que «Mediante una nota presentada esta mañana a la Secretaría de Estado de Trabajo de la Provincia, la UTE Represas Patagónicas, informó que «se ha procedido al cumplimiento de la medida dictada en el Artículo 3 de la Disposición 003 de la Subsecretaría de Empleo» y en tal sentido «se procedió a revertir las bajas/despidos que habían sido informadas» días atrás. El artículo 3 de dicha disposición es el que intima a las partes a retrotraer el estado de las cosas al momento precedente al conflicto y hasta tanto se resuelva la situación. En la misma misiva, el apoderado de la UTE, solicitó una prórroga para la audiencia fijada para el día de la fecha, en virtud de que sean aseguradas las medidas de seguridad de los participantes. Este pedido se basa, según consta en la nota, a que los representantes de la UTE denuncian que uno de sus funcionarios «fue agredido verbal y físicamente» en su arribo al aeropuerto local.