Foto: Aviación Argentina

Foto: Aviación Argentina

EL CALAFATE.- “Como empresa estatal debemos cuidar los recursos y actuar de manera consecuente; en 2016 la ruta que unía Calafate con Córdoba y Rosario fue deficitaria, 11 meses del año dio pérdida, 3 de los cuales no pagó ni los costos fijos de los vuelos”, aseguró Diego García, director comercial de Aerolíneas Argentinas en diálogo con LA NACION. La medida que regirá a partir de abril generó un fuerte reclamo y malestar en los sectores turísticos y comerciales de la ciudad, por lo que el gerente explicó que la decisión de la empresa fue estacionalizar la oferta, “Esto lo logramos ofertando menos asientos durante la temporada baja y aumentando en la alta”, detalló. García anunció que para reemplazar los vuelos suspendidos, desde septiembre se implementarán vuelos punto a punto, fijando cuatro frecuencias semanales desde El Calafate a Córdoba. Y dos vuelos semanales entre El Calafate y Rosario. Desde la Cámara de Comercio de El Calafate enviaron una carta a la gerencia de la aerolíneas estatal manifestando su preocupación, “Con el logro de los vuelos a Iguazú, Córdoba y Rosario llevamos adelante promociones en estas ciudades, que sirvieron también para que los pasajeros que eligen volar por Aerolíneas Argentinas, lo hagan motivados por estas acciones”, argumentaron. Voz oficial: «No hay ninguna animosidad política». En diálogo con la periodista Mariela Arias, el director comercial de AA explicó que la ruta que hoy se bajó entre los meses de mayo a septiembre tuvo una ocupación entre el 55% y 65%, lo cual generaba lucro cesante. Y ante la consulta expresó que la decisión no tiene ninguna animosidad política con el destino, «en Aerolíneas no hay colores políticos, las decisiones las tomamos basadas en resultados», aseguró García. También dio ejemplos para sostener sus palabras. Hasta finales de marzo un pasaje Cordoba-Calafate se puede encontrar en clase económica en la página de la compañía por $ 6704 pesos finales; en abril, también en clase económica, pero ahora triangulando con Aeroparque los pasajeros deberán pagar $ 11.179,30. La aparición de promociones en banda negativa y la anticipación en la compra de los pasajes puede mejorar la oferta. Sobre la ruta punto a punto El Calafate-Iguazú, que también se bajó de la operación y que fue pensada para el turismo internacional, desde la compañía explicaron que si bien se sacó el punto a punto, los turistas podrán seguir viajando en conexión con horarios que no les implique tanta espera en Aeroparque. Según el detalle brindado por la compañía el crecimiento en plazas en la ruta Buenos Aires-El Calafate para 2017 llegará al 10%. A mes completo, la oferta al destino en enero es de 45.600 plazas; en febrero, 41.200 y en marzo, 42.700 y en abril, 34.500 plazas, en tanto que la oferta bajará entre mayo y agosto en un 15% con respecto al año pasado, en tanto que para septiembre-diciembre esperan un aumento del 5% al 7% con respecto al año anterior, pero aún se esta planificando y podría ser mayor. «Estacionalizar la operación, es lo que hacen todas las aerolíneas del mundo. Aumentamos la oferta en la alta y se baja en temporada baja», detallan de la compañía y también aseguran que los vuelos entre Buenos Aires y El Calafate fueron «emprolijados». Desde abril hasta agosto incluido habrá dos vuelos diarios de lunes a viernes con 340 plazas diarias y se le sumará otro vuelo durante el fin de semana aumentando a 510 plazas. Fuente: La Nación.