Nestor 80 Por Héctor Barabino.– Existen muchas versiones sobre esta etapa de la Argentina que, contadas por sus protagonistas carecen del rigor necesario para comprenderla. El aniquilamiento de la subversión decretado por Isabel Perón en 1975 desató una cacería que José López Rega y Mario Firmenich, convirtieron en una guerra mesiánica que después exacerbaron los militares tras el golpe de estado de 1976. En el medio, una década de muerte y desapariciones de miles de inocentes, que no merecen la tergiversación de la historia. Un expediente que hace historia Un reciente fallo judicial sobre una causa que investiga los abusos de los militares durante la dictadura revela las circunstancias en las que  en 1977 Néstor Kirchner fue detenido ilegalmente durante tres días, junto al ex diputado Rafael Flores. Otros nombres que aparecen en la instrucción fiscal son el de la dra Angela Sureda, los ex secretarios de DDHH de la provincia, Humberto Quiñonez,  Alberto Marucco, además de César Vivar, y Oscar ¨Cacho¨ Vázquez. La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó el procesamiento sin prisión preventiva de tres ex militares, un ex gendarme y un ex penitenciario federal como coautores del delito de privación ilegal de la libertad -en varios casos agravada por haber durado más de un mes- de un grupo de 29 prisioneros, entre ellos el ex presidente de la Nación Néstor Carlos Kirchner. Kirchner fue detenido el 15 de marzo de 1977 en la U-15, de Río Gallegos, donde también y bajo las mismas imputaciones y circunstancias, fue detenido el ex diputado nacional Rafael Flores. Ambos para ser «sometidos a interrogatorios relacionados con actividades políticas y gremiales». En el caso del ex presidente, la Fiscalía describió en su requerimiento de instrucción de 2013 que ¨fue citado al Distrito Militar, donde se presentó el 15 y le fue impuesta la detención en carácter de incomunicado¨. Minutos antes había sido detenido Rafael Flores, cuyo testimonio ante los fiscales brinda detalles minuciosos de aquellas detenciones. ¨Lo interrogaron [a Flores] sobre su militancia política. Particularmente, le preguntaron si conocía determinadas personas y si había militado con individuos que tuvieran participación en la Universidad Nacional de La Plata o en la Juventud Peronista de La Plata. Al finalizar el interrogatorio, le comunicaron que iba a permanecer detenido por unos pocos días, pero que antes lo llevarían a su domicilio para que le avise a su familia y se cambie de ropa», señaló la Fiscalía . Y continuó: «durante su detención, fue nuevamente interrogado. El 18 de ese mismo mes fue liberado y llevado al regimiento donde lo recibió el Coronel [Alberto Horacio] Calloni, quien le dijo que no había nada para inculparlo y que se cuidara de no realizar actividades políticas porque estaban prohibidas. La tía de la víctima los recogió a él y a Néstor Kirchner en auto». La tía de Rafael Flores es la doctora Angela Sureda, quien fue intendente de Río Gallegos entre 1981 y 1982. Días antes, el 28 febrero de 1977, Humberto Jacinto Quiñonez -actual funcionario de Alicia Kirchner- fue secuestrado en su domicilio de Río Gallegos por personal de la Sección de Inteligencia y fue llevado a la UP15, donde -según declaró- fue interrogado por miembros de la inteligencia castrense sobre su actividad política y los participantes de la Juventud Peronista, «tales como Cacho Vásquez, Néstor Kirchner, Pertierra, Alberto Maruco, César Vivar y si se vinculaba con la organización Montoneros», indicó la Fiscalía en su requerimiento. Los procesamientos de esta causa en la primera instancia fueron dictados por la jueza a cargo del Juzgado Federal de Río Gallegos, Andrea Belinda Askenazi Vera, ante quien actúa el fiscal subrogante Julio Gonzalo Miranda. La Fiscalía también investiga en este expediente al ex 2° jefe del Escuadrón 43 Río Turbio, Luis María del Castillo; el Jefe de la 1° Seccional del Destacamento de Inteligencia 183, Eduardo Álvarez; los ex 2° jefe de la Delegación Río Gallegos de la Policía Federal, Afrosidio Nicolás Chacoma y Carlos Oscar Colombo, y el subcomisario de esa fuerza, Miguel Bomparola; los ex comisario a cargo de la seccional 1° de Río Gallegos, Juan Manuel Matulich y Héctor Armando Marzzan; y al entonces jefe de Policía de Santa Cruz, Mario Enrique Pérez. Todos ellos también se encuentran procesados sin prisión preventiva, decisión que el fiscal Miranda también apeló y se encuentra pendiente de resolución.