Donnini Alvarez Caldarelli

Ministros Álvarez y Donnini junto al Secretario de Provincias de Nación

RÍO GALLEGOS.- La ayuda que el gobierno de Santa Cruz espera de Nación está empantanada porque los ministros provinciales encargados de las negociaciones aún no presentaron el plan de «readecuación fiscalcon metas y objetivos de acá a 2019», que se comprometieron a llevar ayer al ministerio de Interior. De este plan bianual de saneamiento de las cuentas públicas, depende también el crédito de $900 millones que la provincia ya tiene pre acordado. Es un requisito del gobierno de Macri para acordar con Santa Cruz la refinanciación de los $7.800 millones de deuda. Además, la provincia gobernada por el kirchnerismo deberá acordar con la oposición en una mesa de diálogo juntamente con Nación,  el esquema que garantice la salida de la crisis económica provincial. Desde Casa Rosada  desmintieron que a la provincia de los Kirchner le exijan que despida a estatales o que transfiera a Nación la Caja de jubilaciones. «Es su responsabilidad decidir qué hacer», señalan. El problema es que en Santa Cruz hoy conviven dentro del gobierno dos líneas antagónicas respecto de cómo sobrellevar la cada vez más tirante relación con Nación. Por un lado la linea «blanda» que conforman los funcionarios más cercanos a Alicia Kirchner quienes están obligados a sentarse periódicamente con el gobierno nacional para resolver políticas de estado, y por el otro, el kirchnerismo más radicalizado en su enfrentamiento con Macri, que encarnan la ex presidenta Cristina Fernández, su hijo Máximo, y el histórico hombre influyente en el círculo de los Kirchner, Carlos Zannini. Según publicó hoy el diario La Nación, el objetivo de la administración de Mauricio Macri era invitar a la Casa Rosada a los jefes de los bloques del FPV, PJ y la coalición que encabeza la UCR para debatir el proyecto de Alicia Kirchner y oficiar así como una especie de intermediario. Es que el Gobierno quiere el compromiso de todas las fuerzas políticas para avanzar con las medidas que ayuden a sanear las cuentas públicas. Leer más en La Nación…