RIO GALLEGOS.- Tras finalizar la auditoría realizada por el Ministerio de Salud de la Nación sobre el Centro Articulador de Política Sanitaria “Dr. Fernando Peliche” que estuvo a cargo de la ministra de Salud, Rocío García, se confirmó la falta de una ambulancia, equipamiento médico como desfibriladores, ecógrafos, monitores fetales,  8000 litros de leche vencida, camiones odontológicos desmantelados, la desaparición de expedientes y la “falta de control total” sobre el centro de salud destinado a la pediatría en esta ciudad. En tanto que confirmó que la semana que viene se daría la apertura. El ex Centro Articulador de Políticas Públicas fue inaugurado en 2015 por el gobierno nacional y al frente del mismo fue designada Rocío García, como coordinadora de salud. En diciembre de 2015, por decreto presidencial fue transferido por diez años a la provincia y renombrado como Hospital “Fernando Peliche”, Nivel III. Un año después, el ministro de Salud, Jorge Lemus dispuso que regrese a la órbita de la Nación, lo cual generó una fuerte respuesta del gobierno provincial. Y desde entonces permanece cerrado. Al realizar un relevamiento de todo lo existente, del que participaron tanto Provincia como Nación, incluyendo al fiscal de Estado y a la escribana mayor de Gobierno de la Provincia los auditores indagaron en el convenio de tercerización de las compras a través de la UTN. El auditor de Nación relató que hubo “irregularidades detectadas en el recuento físico de bienes, que implican los faltantes de equipamiento perteneciente al Ministerio de Salud de la Nación, puesto a disposición en el marco del convenio celebrado con la Universidad Tecnológica Nacional de Santa Cruz. Dichos faltantes ascienden a la suma de $ 7.769.592,14 (pesos siete millones setecientos sesenta y nueve mil quinientos noventa y dos con 14/100), cuando se efectuó el traspaso de jurisdicción del CAPS de la Provincia de Santa Cruz al ámbito nacional. El faltante de los elementos  fue registrado en un acta de conformidad  firmada por el fiscal de Estado, Fernando Tanarro, por el responsable administrativo del ministerio de Salud, Marcelo Bersanelli  y por contador Marcelo Francisco, auditor interno del Ministerio de Salud. En diálogo con la periodista Mirtha Espina el funcionario nacional detalló las las irregularidades que dificultaron la rápida reapertura del Centro que terminó en un cúmulo de denuncias. “La verdad que un sabor amargo, porque si se hubieran arbitrado las cosas de otra manera nunca se hubiera cerrado, se hubiera hecho una buena transición”, explicó Francisco al tiempo que adelantó que el final de la auditoría sería adjuntado a las denuncias ya presentadas en el juzgado federal de Julián Ercolini. El auditor dijo que en enero cuando llegó a la provincia para encarar el traspaso y la auditoría estuvo tres días sin lograr que nadie lo atienda, y se volvió a Buenos Aires sin poder avanzar. “La primera vez que vine fue el 16 de enero para hacer una aproximación inicial porque ya estaba rescindido el convenio. Estuve tres días tratando de que me atendieran y me tuve que volver sin ningún tipo de respuesta a Buenos Aires. La verdad que me sentí defraudado porque nunca me pasó una cosa así», manifestó el contador Francisco. La lista de los elementos que desaparecieron durante la gestión de la provincia Francisco detalla que a finales de enero de este año encontró tres lotes de leche vencida: uno de fecha 21-7-16, otro que venía el 1-11-15 y un lote que había sido sacado de circulación por una resolución del ANMAT en marzo de 2016. “De las que yo encontré vencida, es la única justificada para que se saque de consumo”, aseguró el auditor. Y agregó “en total son alrededor de 18 mil kilos. De lo que realmente se venció estaríamos hablando de 8 mil kilos una cifra más que significativa. En todas las gestiones que yo vi siempre hay elementos vencidos, obviamente no se llega a todo. Yo lo entiendo perfectamente. El tema es hacerse cargo, nada más”. En el listado figuran 40 tablets Bangho-dual Core 16GB-1GB, 10 PC completas, 6 notebooks, 10 desfribiladores externos, 1 cañón proyector, 3 monitores fetales, 1 cinta caminadora, 2 bicicletas fijas, 7 TV LED y LCD, 20 electrocardiógrafos, 1 electroencefalógrafo, 1 audiómetro clínico, 1 ecógrafo HD 11, 1 ecógrafo digital portátil, 6 campos envolventes para kinesiología, 5 desfibriladores automáticos, 3 equipos odontológicos, 1 mesa de reunión, 1 cardiodesfibrilador portátil, 12 hornos de foto curado, 12 generador de vapor, 20 polimerizadoras manuales, 12 pavas eléctricas, 24 cámaras de fotos digitales simples, 1 grupo electrógeno 4 cilindros, 2 tornos colgantes tipo egeo y 6 tornos colgantes Drilko, hasta 1 lustradora industrial 40 cm. motor ¾ y otros equipamientos médicos y odontológicos.   Cuándo abrirá el hospital y con qué recursos humanos contará Respecto de cuándo y cómo  funcionará el hospital el contador Francisco evaluó  «terminamos con el 70% del inventario, con la firma del convenio que se retrasó muchísimo y ya en el transcurso de la semana que viene se estaría abriendo», precisa. Explicó que «Lo más difícil es conseguir los recursos humanos a nivel sanitario que acá en el sur no hay», y comentó que están en la búsqueda de profesionales, «además de médicos y odontólogos de la municipalidad habrá consultas a la Fuerza Aérea,  al Ejército y a la provincia para abrir el juego y terminar con todo este tipo de problemas de jurisdicción», señaló. Francisco apuntó que al hospital Peliche le habían asignado un nivel de complejidad 3 , «para lo cual no están dadas las condiciones porque tiene que tener internación efectiva y aquí no están dadas las condiciones. Nivel 3 es el samic de El Calafate, de alta complejidad. Esto es atención primaria», especificó. Manifestó que el hospital Samic de El Calafate está pensado para 350 mil habitantes y tiene actualmente una población de 22.000. Pienso que el Caps podría atender tranquilamente entre 35 y 50 mil habitantes orientado a la parte pediátrica»,  explicó aunque aclaró «yo hubiera hecho al revés. Tienen además un hospital provincial que visto de afuera es un lujo, pero no sé cómo están atendiendo ahí a la gente, que no esté dando respuestas es muy raro», expresó. Calificó la existencia de dos hospitales en la capital provincial como una suerte de sistema de salud paralela, y dijo que esto sería «un error grave», enfatizó, y lo atribuyó a «una competencia o cosas extrañas que pasan acá en la provincia», y apuntó a la inversión que se hizo en el Peliche: «El tema es que acá se han gastado más de 100 millones de pesos que si lo hubieran invertido en el hospital provincial, eso se hubiese capitalizado rápidamente», argumentó. Sostuvo que se impone la reapertura del Peliche «porque a la gente no le importa. La gente lo que quiere es tener el centro abierto y que se empiece a atender a los que no tienen cobertura bajo el plan SUMAR y el PROFE., no como se venía haciendo había convenios con Osde, Suisse medical y con otras obras sociales sindicales que no es el objeto de un caps que apunta a la gente que no tiene cobertura y está excluida del sistema de salud», señaló el auditor. Adelantó que va haber apoyo de Nación con especialistas, «puede ser una consulta al Garrahan, hay buena disposición, pediátricos que atiendan una vez por semana», indicó. Camiones odontológicos quedarían en Santa Cruz  Otro de los inconvenientes con que se encontraron los enviados del ministerio de Salud de Nación fue el de los camiones odontológicos enviados a la provincia durante la presidencia de Cristina Fernández en el marco del plan Sonríe. Francisco explicó que en su momento eran 7 unidades tractoras con siete trailers, cuatro de equidad territorial y 3 de salud bucodental. Detalló que 5 unidades ya fueron remitidos nuevamente a Buenos Aires, «Dos permanecen en el hangar que están judicializados porque el proveedor que es Calmet le decretaron una inhibición judicial de bienes», precisó. Indicó que  «Cuando hicimos el relevamiento habían sido desmantelados no se hizo ningún acta cuando se sacaron las cosas de adentro de los camiones y se trasladaron al Peliche», y dijo que el problema es que nunca se utilizaron los vehículos. «Estaban tiradas, en distintos consultorios vacíos para lo cual nosotros tuvimos que hacer el doble de relevamiento: parte de lo que estaba dentro de los camiones y parte de lo que estaba adentro del Peliche», detalló el funcionario. Reveló que «se rompieron muchísimas cosas y van a tener que contratar técnicos especializados en equipos odontológicos como para ponerlos en condiciones porque no es que los sacaron tomando los recaudos, sino que los arrancaron directamente, como para hacer daño,  la verdad es esa», aseguró Francisco. Adelantó que las  dos unidades tractoras y los dos tráilers con los dos consultorios adentro que permanecen en el hangar » Cuando se destrabe la medida cautelar se podrá escriturar a nombre del ministerio de salud y traerlos. Es que los tráilers no están patentados entonces la unidad no puede circular porque no se puede hacer un seguro, la idea es dejarlos acá», concluyó.