RÍO GALLEGOS.- En el marco de las negociaciones con Nación en procura de la obtención de fondos vía empréstitos y de una refinanciación de su deuda, funcionarios del ministerio de interior arribarán esta semana a la provincia para revisar las cuentas públicas y evaluar las posibilidades de alcanzar un equilibrio fiscal a diciembre de 2019. El gobierno nacional quiere que Santa Cruz equilibre los gastos del estado, lo que para el kirchnerismo provincial significa «despedir gente», y «transferir la caja de jubilaciones». Aunque el vicegobernador negó las versiones en este sentido. El subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero, y el director nacional de Política Fiscal con las Provincias, Guillermo Giussi, se reunirán con el ministro de Economía provincial, Juan Donnini, y funcionarios de hacienda provincial, para tratar el plan que tiene Santa Cruz  para encausar su economía hoy «quebrada» según la propia gobernadora Alicia Kirchner. La provincia gestiona un préstamo ante el Banco Nación de $900 millones, y pretende tomar empréstitos internacionales por otros $10.000 millones, para lo cual requiere del aval de Nación quien a su vez exige a Santa Cruz «un plan de ajuste fiscal», y de reformas institucionales como una actualización de la ley de coparticipación a los municipios, y la eliminación de la Ley de Lemas. También Santa Cruz debería firmar su adhesión a la futura ley de responsabilidad fiscal que ya firmaron 21 provincias y que la administración de Alicia Kirchner se negó a firmar. Senadora Labado NuncaEl contradictorio discurso oficial Mientras que para el vicegobernador, Pablo González, en las negociaciones con Nación «No están en debate ni el sistema previsional ni un achicamiento de la planta del Estado», durante el fin de semana circuló una convocatoria de la senadora María Ester Labado dirigida a «los compañeros del consejo local del PJ», a manifestarse «por los medios o con documentos», contra supuestas presiones del gobierno nacional que según la legisladora «consisten en seguir achicando el gasto, y el gasto pasa por la gente y por la Caja». (Escuchar Audio) Sin embargo horas antes el vicegobernador González en declaraciones a LU 14 había asegurado  «eso no está siendo discutido y ya lo hemos dicho reiteradas veces», remarcó.
Desde hace varios meses la administración de ALicia Kirchner retrasa el pago a estatales activos y jubilados, lo que generó protestas y una creciente tensión social que a la fecha no tiene visos de descomprimirse.
Para colmo referentes provinciales atizan el conflicto con declaraciones contra las manifestaciones de estatales que reclaman por el comienzo de clases, el pago a jubilados, y a estatales: «La paz social no se logra con velitas en la mano», dijo Pablo Grasso, presidente del PJ local y el responsable máximo del IDUV. Para poder pagar sueldos y jubilaciones  Santa Cruz necesita alrededor de $ 1800 millones mensuales y requiere ayuda permanente de Nación. En lo que va de mayo el gobierno nacional ya giró 400 millones como adelanto de coparticipación para pagar salarios.